Black Mirror 4×05 ‘Cabeza de Metal’: Yugo Distópico

Tras poder disfrutar del, hasta ahora, mejor episodio de la Cuarta Temporada, Hang the DJ, le toca el turno a Black Mirror 4×05: Cabeza de Metal, un cambio de 180º respecto a lo visto con anterioridad y que choca con los capítulos anteriores.

Black Mirror: Todas las reviews de la Temporada Tres

Black Mirror 4×01 ‘USS Callister’: Inconsistencia Galáctica

Black Mirror 4×02 ‘Arkangel’: Jodie Foster, es usted una madraza

Black Mirror 4×03 ‘Cocodrilo’: Ideas Recicladas

Black Mirror 4×04 ‘Hang the DJ’: Es mucho más fácil cuando todo está planeado

Atención: Esta entrada tiene spoilers hasta en el Carnet de Identidad. Si un achaque le habíamos echado a la Cuarta Temporada de Black Mirror hasta ahora, es esa pérdida de la sorpresa que la había caracterizado como serie. Episodio que irrumpían de una forma, tenían un giro argumental al término del Primer Acto y devenían en un segundo giro que trastocaba completamente los planes que tuviera el espectador más vívido, dejándolo estupefacto aunque hubiera pillado completamente el mensaje entre líneas. Black Mirror 4×05: Cabeza de Metal es una Rara Avis dentro del universo construido por Charlie Brooker allá por 2011, y es que no tiene ni una cosa ni la otra. Es decir, no hay ni chicha ni limoná pero que: 1.- Sorprender, sorprende y 2.- Atrapar, atrapa. Pero con matices. Diseccionemos esta afirmación.

Echa un vistazo al tráiler del episodio

Cabeza de Metal nos sumerge, desde los primeros compases de la trama, dentro de un Universo Distópico filmado en Blanco y Negro donde tres supervivientes debaten, mientras viajan en coche, acerca de la fisionomía del cerdo y de cómo el morro está a la misma altura que el culo. Lo cuál le da, paradójicamente, una sensación igualitaria que no tenemos los humanos. Y aquí, mucho ojo, radica toda la esencia del capítulo resumida en un par de minutos: en tres supervivientes, sean cuales sean, hablando sobre el trasero y el morro de un cerdo mientras van hacia cualquier sitio que les venga en gana. Y, también, por esto, el episodio no tiene apenas ningún diálogo más: porque no hay nada que añadir. 

Cabeza de Metal (01)
El gato

Es por esto que su duración es tan corta, 40 minutos, no hay giros argumentales y sus personajes se pueden resumir en un humano que huye de un perro metálico que quiere destruirlo. Y no hay más. ¿Por qué? Porque el capítulo nos sirve en bandeja de plata las ideas que quiere transmitirnos desde un inicio: una humanidad ennegrecida por sus avances futuristas ha prostituido a la tecnología hasta el punto que esta se ha revelado contra ella. Punto y final. David Slade compone una interesante y bien filmada persecución que nos recuerda a algunos episodios de The Walking Dead, multitud de películas distópicas y algunos títulos de zombies, donde los humanos se ven presas de un cazador que lleva por nombre el objeto de su propia creación; en este caso, la tecnología.

Cabeza de Metal (02)
Y el ratón

Hubiera sido interesante ver al episodio transformarse en mitad de su narrativa y dar un giro de 180º, pero un@ se da cuenta que su mensaje queda tan claro desde el principio que la intención de Brooker es, simplemente, hacernos sentar en el sillón, poner el botón Off de nuestro cerebro y entretenernos con casi 40 minutos de tensión con algún que otro respiro. Sorprender, sorprende; pero, Charlie Brooker, buen hombre, ¿esto no está muy visto a estas alturas -ejem, Ghost In The Shell, Terminator, ejem-? Tú sabes hacerlo mejor. ¡Nos vemos en los comentarios!

Sinopsis

Black Mirror 4x05: 'Cabeza de Metal' nos sumerge dentro de un particular juego del gato y el ratón, aderezado en un futuro lejano y distópico donde las máquinas se han revelado contra el hombre.
Antonio González Albalate
Antonio González Albalate
Viejoven. Cinéfilo hasta las trancas y administrador de Cinéfilos Frustrados: Tu PEOR blog de Cine y Series, donde tengo la suerte de poder contar mis opiniones y gustos por el Séptimo Arte.

2 COMENTARIOS

  1. No estoy de acuerdo con tu valoración. Creo que te falta información sobre este capítulo. Pero estoy contigo que sorprender, sorprende.

    Según mi punto de vista, creo que mucha gente no ha pillado las referencias de este capítulo a la figura de David Lynch, concretamente de su Opera Prima «Eraserhead» (ui, como se parece a Metalhead, no?) una película rodada en un profundísimo blanco y negro. Echo que se repite también en este capítulo. Creo, y esta es mi humilde opinión, que estos signos de homenage son, también, una pista de como nos tenemos que tomar el capítulo. Y no puede ser de forma completamente literal. La película de Lynch es una metafora sobre como la sociedad es capaz de apresar al individuo hasta la locura (resumen muy simple y rápido, perdón!) y creo que en este episodio se puede extraer un mensaje parecido aunque mucho más pesimista ya que aquí el individuo no es apresado si no exterminado y el causante de dicho exterminio no es la sociedad si no la tecnologia, que ha pasado a controlar la sociedad de este mundo.

    Repito, es mi opinión, pero quiero compartirla ya que mucha gente creo que se ha tomado este capítulo de forma literal y veo que se repite en muchas críticas en esta página y en otras de que este podría ser uno de los peores capítulos de Black Mirror cuando yo veo en «Metalhead» un fanástico homenaje a David Lynch pero con el mensaje inequívoco de esta fantabulosa serie!

    Para mi mucho mejor que (no me matéis) Black Museum…

    • Hola, Ferran!

      Muchas gracias por tu comentario. Lo que comentas es bastante interesante, ya que siempre es agradable ver de alguna forma reflejada la figura de un maestro como David Lynch. Te diría que rotundamente no estoy de acuerdo a excepción del nombre de Metalhead, que ahí me has hecho reflexionar.

      En mi caso no veo más que el nombre y el Blanco y Negro. No he observado ni los paisajes industriales del genio de Montana (Industrial Landscapes, que los llamaría él), ni la narrativa enrevesada que hacía gala la obra, pero OJO, sí que podría haber una relación en el modo de representar la «presión». Como sabrás, en Cabeza Borradora se habla de los miedos e inseguridades de un padre temeroso ante su hijo malforme, que no son más que los miedos de un Lynch ante el nacimiento de su primer hijo, lo que deviene en una presión enorme. Aquí sería lo mismo pero con la tecnología.

      Podría ser. No soy tan obtuso para negarme en banda. Podría ser, aunque no lo crea! Un saludo y gracias, de nuevo, por el comentario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Entradas relacionadas

Black Mirror 4x05: 'Cabeza de Metal' nos sumerge dentro de un particular juego del gato y el ratón, aderezado en un futuro lejano y distópico donde las máquinas se han revelado contra el hombre. Black Mirror 4x05 'Cabeza de Metal': Yugo Distópico

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies