Gunpowder Milkshake llega hoy a las salas de cine para darnos ración doble de acción y violencia, una explosión brutal que absorberá al público en su universo alumbrado con luz de neón.

Gunpowder Milkshake tiene un único objetivo claro: que veas a sus protagonistas patear culos. La película engloba una historia de acción, sangre, humor y amor uniéndose a la creciente ola de cintas de acción exclusivamente femeninas, como por ejemplo Atómica de David Leich en 2017.

Pero Gunpowder Milkshake va un poco más allá y toma muy buenas referencias para hacer un cóctel verdaderamente explosivo. Está basada -claramente- en la saga de John Wick, ya que vemos elementos muy parecidos. Una organización secreta que contrata asesinos a sueldo experimentados y que tienen su propia infraestructura, ¿te suena, no? Además, se pueden ver las claras referencias a Kill Bill de Quentin Tarantino e incluso algún guiño a Reservoir Dogs. El humor, que si bien en alguna ocasión no funciona, en otras es muy acertado y destaca. Una mezcla caprichosa con una visión feminista y mucha sangre forman el cóctel perfecto.

Gunpowder Milkshake

Las 100 MEJORES PELÍCULAS de los 90

Sangre y neón

Gunpowder Milkshake comienza de sopetón y nos muestra rápidamente sus cartas. Karen Gillan es Sam, conocida por interpretar a Nebula en el Universo Cinematográfico de Marvel, una asesina a sueldo como su madre. Ella es la mejor en su trabajo y fue ‘abandonada’ por ella a los 15 años. Lena Headey es Scarlet, conocida por interpretar a Cersei en Juego de Tronos, su madre. Después de enfrentarse a unos rusos desapareció sin dejar rastro dejando a su hija atrás a cargo de “The Firm”, una organización secreta y poderosa con asesinos a sueldo en nómina.

Sam mata al tipo equivocado y desata la trama principal de la película, que la llevará a reunirse de vuelta con sus ‘tías’ (Angela Bassett, Michelle Yeoh y Carla Gugino), las ex-compañeras de su madre, unas tipas duras. Una cosa lleva a la otra y Sam se encuentra a cargo de Emily, interpretada por Chloe Coleman (Big Little Lies), una niña de 8 años y tres cuartos. Eso la conduce a reencontrarse forzadamente con su madre tras 15 años. Toda este debacle de acontecimientos nos deja con un tercer acto de acción espectacular con gran cantidad de gore y calidad coreográfica.

El guión no destaca por su complejidad, pero si sobresale en la creación de un universo único que me gustaría seguir viendo. Sin embargo, los detalles coloridos, el neón y la puesta en escena impulsan la película a un material que brilla sobre el resto. Si bien la trama deja mucho que desear, no se puede negar que la acción bien rodada mezclada con colorines, sangre y dientes volando harán realidad los anhelos de los espectadores que venían a ver acción pura y dura.

Gunpowder Milkshake

SERIES protagonizadas por MUJERES que no te puedes perder

Buena película de acción, película normalita en general

Si quieres ver acción de la buena, sangre y vísceras volando sin control Gunpowder Milkshake es el premio gordo. Si quieres ver una película que te presente una buena historia nueva y original que no hayas visto nunca, no has dado con la adecuada. Gags que no entran, momentos sentimentales demasiado largos que aportan poco o nada a la trama y al desarrollo de los personajes e incluso algún que otro agujero de guión hacen de esta cinta un bien y no un excelente. Pero aún así, quitando la parte mala -que tampoco es para tanto-, genera un divertido y atrevido universo lleno de luces de neón e imágenes impactantes al que más de uno querrá volver. No sólo eso, sino que deja la miguitas al final para una posible secuela en un futuro.

Reseña Panorama
Gunpowder Milkshake
6.5
Artículo anteriorCrítica Kate (2021) [Netflix]: Mary Elizabeth Winstead aka Jason Statham
Artículo siguienteCrítica de ‘Maligno’ (2021): Delirio autoconsciente made in Wan
Estudiante de Ingeniería Infórmatica, amante del cine y las series.