The Social Network (2010): La película del siglo XXI

Dirección: David Fincher | Guión: Aaron Sorkin | Fotografía: Jeff Cronenweth | Música: Trent Reznor y Atticus Ross | Reparto: Jesse Eisenberg, Andrew Garfield, Justin Timberlake, Armie Hammer, Max Minghella, Brenda Song, Rashida Jones, Rooney Mara y Dakota Johnson | Productora: Michael de Luca Productions, Scott Rudin Productions y Triggers Street Productions

The Social Network

Aprovechando el acercamiento de Fincher al cine menos Fincher con Mank, rescatamos la que para muchos es la mejor película de la década. The Social Network cumplió hace diez años hace dos meses y su imponente figura sigue cuestionándonos cuál es el Fincher que más nos gusta.

Es imposible que no se me caigan las lágrimas recordando la cosecha de 2010. True Grit, Shutter Island, Inception, Toy Story 3, Black Swan, The King’s Speech, The Fighter, 127 Hours y The Social Network. No se me caen los anillos al decir que es uno de los mejores años de la historia del cine. La cantidad de títulos que vieron la luz en 2010 que tienen la etiqueta de “imprescindibles del cine contemporáneo” es avasalladora. Curioso que finalmente el Oscar no lo ganara Inception, Black Swan, Shutter Island o The Social Network (las cuatro películas más recordadas de aquel año), pero ese es otro tema.

The Social Network es, de todas ellas, la película más respetada de aquel año. El Ciudadano Kane particular de David Fincher nos acercaba a la figura de Mark Zuckerberg, una de las personalidades más ilustres del siglo XXI. Llamó la atención que un director como Fincher llevara a cabo un biopic que muchos presumimos que sería al uso, pero ciertamente lo convirtió en uno de sus mejores trabajos. Indispensable también la labor de Aaron Sorkin, que tiró (definitivamente) la puerta abajo de Hollywood con uno de los libretos más excelentes que se recuerdan.

VER THE SOCIAL NETWORK EN AMAZON PRIME

Impacta que el propio Quentin Tarantino haya asegurado que The Social Network es la mejor película de la década de los 2010s. No olvidemos que es un biopic; muchos de ellos acaban en un cajón que nadie más vuelve a abrir, y más en esta época. ¿Qué tiene la obra de Fincher que tanto entusiasme a los más cinéfilos? La respuesta está fuera de la pantalla del cine.

The Social Network es la película sobre el siglo XXI. Todo ha cambiado. Los hombres de negocios ya no van de traje y se reúnen en clubs exclusivos. Ahora son chavales que visten con un chándal y zapatillas y llevan a cabo sus reuniones en discotecas. Las reglas han cambiado, y ninguna película lo ha plasmado mejor que el biopic sobre la fundación de Facebook. Además, retratar con tal nivel de calidad una de las figuras clave del nuevo mundo como la del fundador de Facebook no es tarea fácil. Al fin y al cabo, todos los biopics que se estrenan al año (demasiados, en mi opinión) intentan emular lo que lograron Fincher y Sorkin.

Estamos hablando también de la cinta con la que Trent Reznor y Atticus Ross se dieron a conocer. The Social Network no se entiende sin la crepuscular banda sonora de los que se convertirían en habituales colaboradores de Fincher. El soundtrack opresivo que compusieron les reportó el premio Oscar a Mejor Banda Sonora; se impusieron a Hans Zimmer e Inception, una decisión un tanto peliaguda. A destacar la reciente labor del dúo al componer el soundtrack de la serie de Watchmen. Impresionante y en la línea de sus inicios con Fincher.

David Fincher es un director fascinante, capaz de controlar registros variados que cuestionarían el talento de casi cualquier director. Tenemos al Fincher que todos conocemos y amamos: el de los thrillers crudos y opresivos. Seven, Fight Club, Zodiac, The Game, Gone Girl… Por otro lado, tenemos al retratista; Fincher solo hay uno, y esas dos caras están presentes en todas sus obras. Fight Club no deja de ser una crítica al sistema capitalista y un retrato mordaz de una generación perdida; Seven critica al ser humano y su naturaleza; Gone Girl ataca sin pudor a la prensa sensacionalista; y The Social Network es un fiel retrato del nuevo mundo en el que vivimos. Podemos entender dónde y cuándo estamos a través de las obras de los artistas más relevantes de cada época, y Fincher es uno de ellos.

GASPAR NOÉ: OJOS PRIMITIVOS BAÑADOS EN LSD

Aunque nos gusta pensar que el cine es un mundo mágico que nos lleva a terrenos inexplorados, lo cierto es que también es un medio para plasmar la realidad. Vivimos en un mundo complejo e inabarcable, y films como The Social Network arrojan algo de luz a esta cegadora oscuridad. Tal vez por eso en cincuenta años seguiremos hablando de ella.