Era casi una certeza matemática desde hacía bastantes semanas: Endgame, con los descensos que mostraba en la taquilla mundial, no iba a poder alcanzar el record mundial de Avatar. Disney sólo podía optar por un reestreno y ya está anunciado. Mientras hemos asistido al exitoso estreno de la cuarta entrega de la franquicia que inauguró la fiebre de la animación CGI: Toy Story 4.

El verano en la taquilla mundial suele ir asociado al estreno de blockbusters que reservaron su sitio en el calendario con una anticipación que sólo se explica por los generosos beneficios de estrenar una película en el tramo más apetecible del año. La cuarta entrega de Toy Story ha debutado con 238 millones, 120.9 de ellos en Norteamérica, ocupando por supuesto la primera posición en ambas listas. En pleno verano, aplicando multiplicadores habituales en animación y con la fuerza que ha logrado debutar en Latinoamérica (igualando o superando records de Infinity War y Endgame) Toy Story 4 debería aspirar a acercarse a los 1000 millones. No parece, eso sí, que ejerza la misma fuerza generacional de las secuelas de Los Increíbles y Buscando a Nemo. Su equivalente fue, sin duda, la tercera entrega.

Aladdin y Men in Black International añaden 45.1 y 40.9 millones respectivamente. Una sigue aspirando a los excelentes 1000 millones y la otra llega a los 182 y apenas aspira a superar los 200 millones (tal vez 230-250 finales). En la procesión de fracasos le acompaña Fénix Oscura, con 14.7 millones y 232.9 a nivel mundial. Veremos si consigue superar los 250 pero en cualquier caso no recuperará su presupuesto en su paso por los cines.

La nueva entrega de Godzilla, otra a la que no le van las cosas demasiado bien, añade 7.7 millones, suma 366 y podría tener problemas para superar los 400 millones. Parece que la idea de exprimir franquicias está pasando factura este verano…

taquilla 01

Como comentábamos antes Disney ha anunciado un pseudo reestreno de Endgame, con metraje añadido, con el que teóricamente pretenden salvar la distancia en taquilla que separa la última entrega de Vengadores de los 2787 millones de Avatar. Veremos qué tal funciona esta expansión (más que reestreno) cuando la taquilla mostraba un claro agotamiento de la demanda. Ahora mismo suma 2750.7 millones tras añadir 3.1 millones más. Consiga o no salvar esa diferencia esta expansión demuestra que Endgame iba a morir en la orilla. Y, por supuesto, en un mundo de oferta y demanda, Disney tiene todo el derecho a intentarlo como sea. Veremos qué sucede…

Advertisements