Nido de Víboras se estrena, tras varios retrasos, este viernes 3 de diciembre en nuestras salas de cine. Un juego de traiciones alrededor de una bolsa llena de dinero en efectivo con unas actuaciones sólidas y claras influencias.

Nido de Víboras llega -por fin- a la cartelera internacional tras arrastrar varios retrasos. Cuando el director surcoreano Bong Joon Ho ganó el Oscar a la mejor película en 2020 por su casi universalmente aclamado «Parásitos», sugirió que tal vez había llegado el momento para que los espectadores ajenos al cine fuera de Estados Unidos o Europa saltaran la barrera cultural y descubrieran el mundo que se estaban perdiendo. Aunque hay un catálogo inagotable de grandes películas coreanas para ponerse al día, si eres de aquellos que han aceptado el desafío de saltar esa pequeña barrera podrás disfrutar de esta nueva comedia negra surcoreana. Kim Yong-hoon comienza su debut como director con esta película basada en una novela japonesa de Keisuke Sone.

Como si se tratara de un juego, nos encontramos con múltiples personajes y tramas entrelazadas girando en torno a una bolsa de viaje de Louis Vuitton llena de dinero en efectivo. Kim construye audazmente la historia de forma no cronológica, utilizando divisiones de capítulos, con una maestría excelente. Eso, sumado a las actuaciones perfectamente definidas, nos deja con una cinta impactante y divertida repleta, además, de múltiples influencias. La combinación de violencia cruda llevada a la exageración y una representación cómica retorcida de la codicia recuerda directamente a las primeras películas de Guy Ritchie, Quentin Tarantino y, en especial, «Fargo» de los hermanos Coen. Si sientes predilección por ese tipo de cine -¿quién no?-, Nido de Víboras te encantará.

Crítica de PARÁSITOS, la PERFECCIÓN hecha película

No hay puntada sin hilo

Las vidas de los tres personajes principales comienzan a chocar gracias a una bolsa de viaje que ha sido abandonada en una taquilla del hotel/sauna donde Joong-man (Sung-woo Bae) trabaja. Mientras pone todo en orden, se encuentra con la bolsa y descubre que contiene una cantidad de dinero que le cambiará la vida. Al otro lado de la ciudad, Tae-young (Jung Woo-sung) está en apuros porque su novia se ha dado a la fuga con el dinero que él había estafado al gánster más peligroso de la ciudad, el Sr. Park (Man-sik Jeong). Y para terminar, Mi-ran (Shin Hyon Bin) empieza a fantasear con matar a su marido maltratador para así cobrar el dinero del seguro de vida y liberarse de él. Todo esto con la ayuda de su nuevo amor, un cliente del club de alterne donde trabaja y que regenta Yeon-hee (Jeon Do-yeon).

Se descubren conexiones inesperadas entre personajes a medida que las líneas de tiempo se ponen al día y se fusionan, con muchas traiciones y un buen número de asesinatos, muchos de ellos al más puro estilo Tarantino. Kim se las arregla en gran medida para mantener a flote el delicado montaje gracias a personajes descomunales cuya concepción caricaturesca ayuda a esclarecer los giros más complicados de la trama. Lo más destacado es la actuación espectacular de Jeon. Su completa ausencia de moral junto a su capacidad para asumir una variedad de personajes añaden un nivel de diversión sin igual y dan ritmo a la película.

Nido de Víboras

5 PELÍCULAS para adentrarse en el cine SURCOREANO

Planazo

Kim Yong-hoon nos ofrece con Nido de Víboras una actualización refrescante sobre un género cliché con este estudio sobre la codicia, la estupidez humana y la criminalidad. Una cinematografía sorprendente eleva aún más si cabe las brillantes interpretaciones y permiten a la película brindar una experiencia muy gratificante. Sin duda te recomiendo ver esta película, y si es en cines mejor que mejor. Ya tienes plan para este finde.

Reseña Panorama
Nido de Víboras
7.5
Artículo anteriorRepaso a la taquilla: Acción de gracias a medias
Artículo siguienteCrítica de ‘Cazafantasmas: Más Allá’ (2021): para jóvenes y no tan jóvenes
Estudiante de Ingeniería Infórmatica, amante del cine y las series.