margot robbie

Esta semana se ha estrenado Yo, Tonya. Si tenías alguna duda acerca de la pedazo de actriz que es Margot Robbie… La película de Gillespie te las resuelve todas.

¿Es Margot Robbie la nueva Charlize Theron?

Año 1997. La productora cinematográfica Relevance empezaba a dar sus primeros pasos. Y eso que aún no sabían lo que estaban por lograr. Con una vida relativamente corta, ya tiene dos oscars consecutivos a mejorar película (y a puntito estuvo de marcarse un hat-trick con El renacido).

Lo cierto es que su filosofía es pensar siempre a lo grande. A los cinco años de existencia, Relevance adquirió los derechos del best seller “Pactar con el diablo” y la convirtió en uno de los mayores éxitos de crítica y taquilla de la temporada. A las órdenes pusieron a Taylor Hackford, responsable del clásico Oficial y caballero y poco después nominado al Óscar por Ray. A sus órdenes, la estrella del momento, Keanu Reeves, y un actor de leyenda, Al Pacino.

Pero Pactar con el diablo, con todas sus virtudes, no fue recordada ni por Hackford, ni por Reeves ni por Pacino. En esa película debutó una modelo sudafricana, cuyo mayor logro había sido protagonizar el anuncio de Martini más famoso de la historia. No tenía que hacer nada. Sólo lucir palmito. Para que engañarnos, habían buscado una modelo y no una actriz. Guapa era. Qué digo guapa. Era espectacular. Esa parte del contrato la cumplió con creces. Lo que nadie se esperaba es que se fuera a comer en pantalla a cualquier cosa que le pasara por delante. Dejó boquiabierta a toda la comunidad cinematográfica con su actuación. Sólo tenía que estar buena y sin embargo consiguió una de las mejores interpretaciones de reparto del año. Esa modelo se llama Charlize Theron. Todos presenciamos lo que hizo y en lo que se convirtió.

Crítica de Yo, Tonya (2017): Soñando, soñando…¿triunfe patinando?

En el otro lado del mundo, Australia, una niña de siete años vivió una verdadera epifanía. Se colocó delante de la pantalla con el VHS de Pactar con el diablo que estaban viendo sus padres. Levantó el puño a lo Escarlara O’Hara y a Dios puso por testigo de que quince años después sería ella quien se marcara un “Theronazo”.

Año 2013. Aquella pizpireta niña era ya una espectacular rubia. Espectacular no, lo siguiente. Consiguió su sueño de ser actriz pero no el de ser LA actriz. Su carrera se reducía a varias series de televisión y algún telefilm que hoy en día trata de hacer desaparecer. Pero mira tú por dónde Martín Scorcesse necesitaba una chica mona que quedara bien al lado de DiCaprio. Y allí estaba ella. Pero claro, que no se pensara que por ser una preciosidad el director la iba a vestir de Chanel. No, no. Que estamos hablando de Scorcesse. Al segundo plano ya la había puesto en full frontal (¡Y Dios, qué full y qué frontal!)

Margot Robbie protagonizará Marian, la nueva película sobre el universo Robin Hood

Pero lo hizo. Lo hizo todo. Se desnudó, sedujo a DiCaprio, a Scorcesse y a todo el planeta. Pero por encima de todo sabía que El lobo de Wall Street era su Pactar con el diablo. Esta era su oportunidad de marcarse el Theronazo con el soñaba mientras daba de comer a los koalas. Y lo hizo. No era sólo una mujer fatal, ávida de dinero y poder social. Alguien que esa situación pasa a madre y ya sólo importa eso. Ahora sus hijos pasaban por encima de todo el dinero de su marido. Su interpretación era de lo mejor de una mayúscula película. Solo tenía que ser guapa y como actriz plantó cara a DiCaprio, Hill y McConeghey. Ella fue la loba de Wall Street. De ahí pasó a protagonizar una película sin protagonistas. Su Harley Queen es completamente icónico. Y eso que la película es coral con tres estrellas de cine como Viola Davis, Jared Leto y Will Smith. ¿Alguien los recuerda? ¿Recuerda alguien algo de esa película que no sea a la novia del Joker?

Esa chica se llama Margot Robbie, acaba de recibir la primera de sus nominaciones al Óscar que va a tener. Yo Tonya la ha consolidado como una de las mejores actrices del panorama actual.

Grande Robbie. Qué bien te salió el Theronazo.

 

PD: Este era el anuncio… por si no te acordabas

 

Artículo anteriorCrítica de Mudo (2018): Ciencia ficción ornamental
Artículo siguienteCrítica de Jessica Jones (2ª temporada, primera parte) (2018): Las chicas son guerreras
Redactor de cinefilosfrustrados.com - Mi blog personal: Cosas buenas de pelis malas : super8an.wordpress.com