Hoy repasamos el videoclip mas polémico, extraño, extravagante y absurdo de la temporada. Salvatore Ganacci nos presenta su nuevo trabajo audiovisual, o lo que es lo mismo, el videoclip más divertido del año.

Toca hablar de uno de los djs más polémicos de la actualidad, el sueco Salvatore Ganacci. ¿Pero, que tiene de polémico, te preguntarás? Pues un vídeo, vale más que cualquier descripción.

Es evidente, que su absoluto desprecio por las funciones básicas del dj, unido a su peculiar sentido del humor y del espectáculo, se ha ganado adeptos por su excentricismo, y detractores por sus altas dosis de payasismo. ¿Pero acaso, no es la función de un Dj, animar el cotarro?

Salvatore es puro espectáculo, y parte de ese alter ego misterioso, fantástico, y casi entrañable, se ha vertido en el videoclip de su tema Horse, un sketch sonoro de tres minutos que gira en torno a una idea tan sencilla y antigua como es “tomad de vuestra propia medicina”

Pero a diferencia de los videoclips que hemos analizado hasta el momento en esta sección, buscar lecturas profundas, analogías o interpretaciones místicas, seria un error. Porque, aunque podría verse como un alegato animalista, en el que un elegido protege a los animales, creando su arca de Noe en un zapato cósmico, caeríamos en el error de racionalizar el universo de un tipo, que se empeña en demostrarnos que no hay nadie al volante.

Echa un ojo al videoclip Territory, de The Blaze 

Tal y como comienza el vídeo, vemos a una serie de personas -de las que presumimos, pueden ser familia – maltratar de diversas formas a animales tan dispares como un oso panda, un caballo, o incluso un león. Tirando de un CGI, y clavando el impacto en las negras del bombo, Salvatore nos presenta un espectáculo que a mas de uno puede escandalizar, al considerar que está frivolizando con el sufrimiento animal.

Pero avisado por un águila -o más bien, una maqueta mal animada – consigue abrir su gran ojo, y acudir a la llamada de la naturaleza. Ojito a donde se va la silla que recoge sus posaderas cuando decide levantarse, poco antes de montarse en su zapato, (si, zapato) para defender a esos pobres seres vivos vapuleados. El sueño de Dalí.

Como si de un bucle se tratase, y tras una mirada desafiante a la altura de los peores Spaguetti Western, Salvatore comienza a aplicar un poco de su medina a esos extraños personajes, maltratándolos de la misma forma que ellos habían tratado a los animales poco antes.

Como si de un mesías animal se tratase, Salvatore se vuelve a montar en su zapato, y desaparece a toda velocidad con los animales, con los que seguramente, montará una tremenda rave animal en alguna zona alejada de los animales. Desde luego, un videoclip en el que la línea de lo grotesco y absurdo, puede derivar en el polo de la indignación, o de la carcajada. Servidor, se decanta por la última. Estamos ante una fabrica de memes en Internet.

Artículo anteriorCrítica Demasiado Viejo Para Morir Joven 1×01 (Amazon): Winding Refn en estado puro
Artículo siguienteCrítica de El pan de la guerra (2019)
A veces escribo de lo que me apasiona, y otras, de lo que toca.