El recorrido en taquilla de un film de animación aporta variables de menor anticipación que otro tipo de blockbusters. Aún más si apela a niños (y padres como acompañantes) y si el estreno se produce en vísperas de distintas celebraciones de carácter familiar. Ahora mismo, con los descensos que muestra Frozen II en taquilla mundial, tal vez deberíamos rebajar algo las cifras finales. El Episodio IX de Star Wars puede ser la gran beneficiada en la lucha por el bronce en este 2019 que ya termina.

Con 124.8 millones a nivel mundial, y la primera posición global y doméstica intacta por tercera semana consecutiva, la secuela de Frozen roza ya los 1000 millones: 919.6 millones, de los cuales 337.5 corresponden al mercado doméstico y 582.1 al mercado internacional. Siguen siendo cifras excepcionales pero, con esos descensos, e incluso aplicando variables menos precisas de lo habitual por género y época del año, Frozen II ahora mismo apunta a un final en taquilla un escalón por debajo de lo que parecía la semana anterior.

taquilla 01

En artículos anteriores comentamos las opciones de Frozen II y Star Wars: El Ascenso de Skywalker por lograr la medalla de bronce en el cómputo de taquilla mundial de 2019. Asumiendo, claro, que ambas sean incapaces de superar los 1656.3 millones del remake de El Rey León y, por supuesto, los 2797.8 millones de Endgame. En estos momentos los descensos de Frozen II marcan un final entorno a los 1300-1400 millones a nivel mundial. Es una cifra intachable, por debajo de la primera entrega una vez ajustamos a la inflación pero perjudicada por un cambio de divisas desfavorable en mercados clave. En este estadio la última entrega de Star Wars aumenta sus opciones de lograr la tercera plaza del año siempre y cuando recupere parte (un 10-15% bastaría) del terreno perdido entre los episodios VII y VIII. Es factible con buenas críticas y una buena dinámica de repeticiones por parte de fans.

Esa ralentización se observa tanto en el mercado doméstico como en el internacional. El primero ahora mismo apunta a un máximo de 450 millones y el segundo entorno a los 900 millones. En juego está, tanto para Frozen II como para Star Wars, la décima posición del Top 10 mundial histórico que ahora mismo ocupa La Era de Ultrón (Joss Whedon, 2015), con 1402.8 millones. Ahora mismo las cuatro entregas de la saga se encuentran en ese Top 10. Frozen II aún tiene plenas opciones de conseguirlo.

Terminator: Destino Oscuro empieza a poner un poco de tierra para distanciarse de su rival al mayor batacazo del año, Fénix Oscura (nota para los estudios: el término oscuro no sienta bien salvo que esté ligado a Batman), con 256.0 millones a nivel mundial aunque poco más va a lograr. El film, a nivel comercial, está en las últimas.

En apenas unos días llega la última entrega de Star Wars. El cambio de divisas y las secuelas comerciales del Episodio VIII no ayudan a poder dibujar una estimación aunque, de momento, y como teaser de un análisis más detallado la próxima semana, podemos decir que no sería mala predicción obtener cifras similares, precisamente, a las de Frozen II aunque con distinto ratio doméstico/internacional: más en el primero, menos en el segundo.

Advertisements