A sus 93 años, deja atrás una cultivada carrera. Su interpretación en Game of Thrones del anciano Maestre Aemon Targaryen lo llevó a la fama internacional.

Y ahora su guardia ha terminado. Su agente ha informado que esta mañana a las 10:30, Peter Vaughan, quien interpretó a Aemon Targaryen en GoT nos ha dejado a los 93 años de edad. “Lo hizo en paz y rodeado por su familia”, ha asegurado.

Peter Vaughan nació en Wem (UK), en 1923 y antes de su servicio militar en la II Guerra Mundial ya comenzó su andadura en la interpretación. Cuentan que se dio cuenta de su vocación durante sus estudios en la escuela, tras la lectura de un poema que emocionó a sus compañeros de clase. En sus inicios fue un actor de teatro, pero más tarde pasó a la televisión, donde desarrolló la mayor parte de su carrera. Vaughan se casó con dos actrices, primero con Billie Whitelaw y después con  Lillias Walker, con quien ha estado casado hasta hoy.

peter-vaughan-01
Su discapacidad visual parcial no le impidió actuar hasta el final.

Entre sus interpretaciones más destacadas para televisión destacan Porridge (1974-1977), Oliver Twist (1962) o Chancer (1990-1991) además de la ya mencionada Game of Thrones. Sin embargo, Peter también apareció en el cine en largometrajes como Brazil (1985), Perros de paja (1971), Lo que queda del día (1993) y Los Miserables (1998).

Aquí os dejamos un vídeo homenaje al Maestre Targaryen.

Lo que está muerto no puede morir.

Juego de Tronos: Primeras imágenes de la 7ª temporada

Advertisements
Compartir
Artículo anteriorESPN anuncia la fecha de estreno de su gran documental sobre la rivalidad Lakers-Celtics
Artículo siguienteLa cara B de Juego de Tronos

Cuando estudiaba tenía un hobby, que era la música; me hice flautista y me quedé sin hobby, así que ahora… ¡soy cinéfila! Soy cantante de ducha y le hago los coros a Phoebe en “Smelly Cat” o a “Andy Dwyer en Five Thousand Candles in The Wind”, pero todavía no he encontrado la manera de cantar la intro de Breaking Bad. Me llaman la “Wonder woman” (I wonder where I left my keys, I wonder where I left my glasses…) y si necesitas de mis superpoderes sólo necesitas gritar al cielo “¡LauFlau!” y allí estaré para ayudarte; eso sí, siempre y cuando lo que quieras es perder tus cosas