Peaky Blinders

El 4×03 es posiblemente el mejor capítulo de lo que llevamos de temporada, y posiblemente se encuentre en el top 3 de episodios de esta maravilla que se llama Peaky Blinders.

Bajo esta premisa vuelvo a mi obnuvilamiento del primer episodio. Y es que colocarse en essta posición en una serie como Peaky Blinders dice mucho de este 4×03.

En esta hora de capítulo, que como me decía un compañero de Cinéfilos Frustrados se pasa más rápido que uno de los últimos episodios de The Big Bang Theory... (perdónenme los fans de Sheldon y cia.), ha pasado de todo. Y cuando digo es todo.

TBBT: Las relaciones amorosas en la 11ªT al descubierto

Intentaré siempre moverme por esa delgada línea que separa el spoiler de la desinformación. No sé sin embargo, si en en esta ocasión podré evitarlo.

Este ha sido sin duda, el capítulo de gloria de Arthur, el personaje interpretado por Paul Anderson, se mueve por la escena como un John Wayne atormentado y que por fin, y como parece que va a parecer con todos los personajes, vuelve al origen de su esencia.

 

Tras un via crucis de tormento, subyugación y mucha, mucha culpa Arthur Shelby coge el toro por los cuernos y decide pegar un golpe en la mesa al margen de lo que su hermano y familia en general opine. Arthur tiene una misión, pero su familia, la auténtica (mujer e hijo) finalmente se antepondrán para dejar al pobre hermano mayor bajo la sombra de los demás. Sin embargo atentos, porque el Arthur irascible y con sed de venganza habita bajo el nuevo esposo amantísimo.

Y uno que ha llegado para hacer historia… Changretta o lo que es lo mismo Adrien Brody de nuevo se come la pantalla en esa versión de Marlon Brando. Sus líneas, por insustanciales, e imprescindibles que puedan parecer hacen que ames cada puto (perdón, fucking) segundo que permanece en escena.

Y si en mi anterior reseña os comentaba las chispas que saltaban en el celuloide cada vez que Tommy y el italiano estaban en escena, en esta ocasión tengo que hacer especial ahínco en esa “reunión” entre Polly y Luca Changretta. La mirada de tia Pol ante la mención del hombre en el primer episodio, adquiere sentido tras este 4×03. ¿Odia tanto a Tommy, o se trata de una estratagema?

 

Se nota que el ecuador de la temporada ha sido sobrepasado.

Mi único miedo tiene que ver con que a falta de 3 capítulos, el ritmo tenga que volverse frenético para abarcar todos los frentes que la Shelby Umlimited Company tiene abiertos. No obstante Knight, en ti confió.

P.D: Tomas, Tom Hardy… ¿dónde estás?

Reseña Panorama
Peaky Blinders
9,5
Artículo anteriorThis is Us: Análisis de la segunda temporada
Artículo siguienteDC, la casa de los líos: Margot Robbie, el nuevo Robin y Zack Snyder
Clarinetista a tiempo completo, devoradora de libros y seriadicta en rehabilitación. Gracias a mi giratiempo, si es necesario, me teletransporto a Fargo, Neo-Tokyo, Caprica o donde sea menester. Una película: La "Principesa" Prometida...