Oscars

La noche más esperada del año para todo cinéfilo que se precie de serlo dio por finalizado un año realmente depresivo. Difícilmente alguna de las películas nominadas a los Oscars de este año pasará a la historia del cine, suponiendo un contraste terriblemente negativo con el fantástico año pasado. Repasemos qué titulares nos dejó una noche que parecía no acabarse nunca.

Nomadland ganó. Con estas dos simples palabras soy capaz de formar un titular que retrata a la perfección lo que ha sido este año. Que una película que en años anteriores difícilmente se haría con una nominación testimonial en la categoría de mejor película se alzara con tres oscars capitales es muy representativo. Logró alzarse con los premios a mejor película, directora (histórico) y actriz protagonista, desmarcándose claramente como la gran obra de 2020. Resulta difícilmente comprensible cómo Nomadland ha sido la campeona más incontestable desde 2014. Ni me lo explico ni me lo quiero explicar.

Repasando qué más nos deparó una noche triste, monótona y nada memorable, digamos que los otros premios no fueron muy discordantes con la gran victoria de Nomadland. Anthony Hopkins arrebató el Oscar a mejor actor a Riz Ahmed y Chadwick Boseman; Promising Young Woman se alzó con el premio a mejor guión original, mientras que The Father hizo lo propio con el de mejor guión adaptado. Daniel Kaluuya y Youn Yuh-jung confirmaron su supremacía en las categorías de mejor actor de reparto y mejor actriz de reparto, respectivamente.

La gran derrotada de la noche fue Netflix, que tan solo consiguió hacerse con cuatro Oscars en categorías técnicas (dos para Mank y dos para Ma Rainey’s Black Bottom). A pesar de esos dos Oscars, Mank fue la gran perdedora, ya que partía con diez nominaciones. Por otro lado, The Trial of the Chicago 7 perdió en todas sus categorías. Definitivamente, los Globos de Oro quieren más a Aaron Sorkin que los Oscars. Mejor destino tuvo Disney +, cuya gran baza, Soul, se hizo con dos Oscars (mejor película de animación y mejor banda sonora).

Sound of Metal ganó en mejor sonido y montaje; Otra Ronda fue coronada como la mejor película extranjera del año; y Judas and the Black Messiah le arrebató el Oscar a mejor canción a Leslie Odom Jr. y Laura Pausini. Como nota más positiva de la noche, la única película que con toda certeza pasará de este año consiguió ganar un Oscar que evoca a Interstellar: Tenet ganó en mejores efectos visuales. Un premio irrisorio para una obra que desprende memorabilidad por todos sus poros, pero que no supone ningún tipo de decepción al ver la relación que tiene Christopher Nolan con la Academia.

OSCARS 2021: CERTEZAS E INCERTIDUMBRES

No han sido unos Oscars emocionantes. Ni siquiera han sido divertidos. Han sido tristes, lúgubres y olvidables, como 2020. Afortunadamente, los títulos de crédito ya han comenzado y 2021 se posiciona como un gran año para el cine. Steven Spielberg, Denis Villeneuve, Paul Thomas Anderson, Edgar Wright, Wes Anderson, Guillermo del Toro o Robert Eggers, entre muchos otros, estrenarán películas a lo largo del año. La mejor cura contra la depresión es el cine. El buen cine.

Artículo anteriorThe Nevers 1×03 Ignición: Acción-Emoción
Artículo siguienteGodzilla vs Kong (2021): La pelea entre un gorila y un monstruo