Nomadland

Front-runner incontestable de la carrera de premios, Nomadland puede poner la guinda en el pastel mañana por la noche alzándose con el Oscar. Ganó en Venecia, Toronto, los BAFTA, los Globos de Oro… pero definitivamente no ganó mi corazón.

Llevamos muchos años sin que una película empiece como favorita unos premios y acabe alzándose con el premio gordo de la noche de los Oscars. Hay que remontarse a 12 years a Slave para ver cómo el paso de los semanas no obstaculizara una victoria que parecía segura. Títulos como Boyhood, The Revenant, La La Land o Roma han sufrido la más cruel de las derrotas en noches donde aquellos títulos que esperaron con paciencia su momento vieron recompensado su esfuerzo.

Estamos en 2021 y Nomadland es la favorita incontestable. Ha ganado los premios a mejor película en los Globos de Oro, los BAFTA, los Critics’ Choice Awards y los Independent Spirit Awards. Se ha alzado con el León de Oro del Festival de Venecia y con el premio del público del Festival de Toronto. Ha enamorado a todos los críticos del mundo y da la sensación de que es la Roma de este año. Su victoria en la gran categoría de los Oscars y en mejor dirección es (casi) una certeza, además de que también tiene serias opciones en mejor actriz y mejor montaje.

Nomadland Este relato intimista y sensitivo retrata a una mujer perdida en una sociedad decadente y triste que no le da las herramientas necesarias para seguir adelante. Nomadland debe mucha de su fuerza a la dirección de Chloé Zhao, la actuación de Frances mcDormand y la música de Ludovico Einaudi. No obstante, toda esta fuerza queda relegada a un segundo plano en aras de una historia plana y sin alma que lastra enormemente la narración. Entiendo que una película como The Revenant (Iñárritu, DiCaprio, Hardy y Lubezki) pueda contar una historia monótona y quedarse tan ancha, pero eso no es para todas las películas.

Las expectativas suelen jugar un papel crucial en la opinión que tenemos de una película, y las mías con Nomadland eran, lógicamente, altas. Estamos hablando de una obra que no tiene rival en una temporada de premios. ¿Cuánto hace que no se ve algo semejante? Sea como sea, estas expectativas no han sido correspondidas y me he sentido decepcionado, aunque ya me podía hacer una pequeña idea viendo la premisa. Respeto que a alguien esta película pueda calarle hondo, pero yo solo la percibí por los ojos.

PROMISING YOUNG WOMAN (2020): NO IMPORTA EL QUÉ, SINO EL CÓMO

Llegaremos al domingo por la noche y los más probable es que veamos como Chloé Zhao se alza con los dos Oscars más previsibles de los últimos tiempos. Afortunadamente, después de ese momento ya habrá acabado un año realmente flojo en el que se salvan tres películas contadas. Esperemos que 2022 sea mejor.

Reseña Panorama
Nomadland
5
Artículo anteriorPromising Young Woman (2020): No importa el qué, sino el cómo
Artículo siguienteCrítica de Belladonna of Sadness (1973) [FILMIN]: Única