Mujercitas (2019) – Louisa May Alcott, Jo March, Greta Gerwig.

Mujercitas

Mujercitas ha visto una gran cantidad de adaptaciones durante décadas, pero la de Greta Gerwig es quizás la menos convencional y la más personal de todas ellas. Se dice que cada generación merece su adaptación de esta obra y esta es, sin duda, una adaptación de su tiempo.

Greta Gerwig nos presenta en su reinterpretación de Mujercitas una obra vivaz, emocionante y verdaderamente vibrante, que se acerca a la historia original de Louisa May Alcott desde una perspectiva no lineal, utilizando los saltos temporales como herramientas narrativas, tejiendo un delicado tapiz en las vidas de sus protagonistas en las que su pasado, presente y futuro se entrelazada, hablándonos de la naturaleza de su personalidad y mostrando su evolución sin necesidad de ahondar en excesivos detalles.

Mujercitas 1

La cinta se centra principalmente en el personaje de Jo March, al que Greta ha dotado claramente de un paralelismo con Louisa May Alcott. La publicación literaria del personaje de Jo March, la creación del propio libro de Mujercitas y las alteraciones que pudiera sufrir a causa de las presiones editoriales se torna en un factor crucial en la película.

Podría decirse que la cinta, o buena parte de ella, se cuenta desde la perspectiva de la obra escrita dentro de la película, lo que nos lleva a plantearnos si ciertos eventos sucedieron tal y cómo los vemos en las vidas de las protagonistas, o si están adornados o modificados para encajar mejor en el perfil comercial de la editorial que lanzará la historia.

Como decía, esta adaptación de Mujercitas tiene poco que ver con las que estamos acostumbrados a ver, y ciertamente refleja una versión más cercana y actualizada de sus valores. Por ello, Greta Gerwig puede estar orgullosa de su trabajo en el guión, aunque creo que a veces ha abusado en exceso de los saltos temporales y hay momentos en los que la narración se ha visto afectada, o incluso ha podido perder algo de fuerza (y otros en los que, por el contrario, ha salido beneficiada de este recurso ¿unas por otras?).

Mujercitas 3

El reparto de la película ha sido muy comentado, contando con un imponente elenco de actrices y actores. Y pese a ser un casting fantástico en el que todos los integrantes desarrollan actuaciones ejemplares (en las que creo que Greta ha tenido bastante que ver) hay una elección que me ha parecido poco acertada: Timothée Chamalet.

El actor de Call Me By Your Name o The King es, sin duda, uno de los rostros con más presente y futuro del cine actual y su trabajo en Mujercitas está sin duda a la altura de lo esperado. No hace nada mal. Pero sencillamente no da el perfil del personaje que tenemos que creernos de mitad de la película en adelante. No es algo desastroso, pero puede haber a quien le saque un poco de la película, o le resulte algo chocante en algunas escenas.

Siguiendo con el casting, hay dos actrices que posiblemente no se lleven tantos comentarios como las cuatro hermanas, pero que cada vez que aparecen en pantalla enriquecen esta película: Laura Dern y Meryl Streep. Las dos actrices tienen papeles importantes y siempre que intervienen lo hacen para mejorar la escena.

Poniendo todos los factores de la película sobre la mesa, y teniendo en cuenta que Saoirse Ronan hace el papel de su vida hasta la fecha, esta adaptación de Mujercitas resulta interesante en su planteamiento, muy cercana a la brillantez en su ejecución y quizás algo blanda en resolución.

Mujercitas 2

A la película le falta un “je ne sais quoi” que termine de convertirla en algo especial. Esta es una historia y unos personajes muy arraigados en la cultura popular de la mayoría y, aunque resulta muy agradable observarles desde otra perspectiva y encarnados por talentos tan grandes como los que tenemos en pantalla, no puedo sacudirme la sensación de que no acaban de desarrollarse todo lo que debieran, ni de tener el peso e impacto que deberían tener en ciertos momentos.

La relación entre Laurie y Amy, si bien no resulta extraña para quien conozca la historia (¿hay alguien que no?), en pantalla esta cogida con pinzas. Y el poco peso real que se le concede al personaje de Beth mina drásticamente la carga emocional de la película. Estos dos arcos se pasan casi de puntillas hasta que llega el momento mismo de su resolución.

En resumen, Mujercitas es una película notable, con momentos de auténtica brillantez, pero que también tiene sus fallos. No olvidemos que se trata del tercer trabajo de Greta en la dirección y guión, tras Lady Bird y Nights And Weekends, y tan solo el segundo en solitario. Con eso en cuenta, la perspectiva de futuro es fantástica. Por ahora volvamos a disfrutar de Mujercitas, con sus pros y sus contras.