Lady Bird

AÑO: 2017 | TÍTULO ORIGINAL: LADY BIRD | DIRECCIÓN: GRETA GERWIG PRODUCCIÓN: IAC FILMS / SCOTT RUDIN PRODUCTIONS / FILM 360 GUIÓN: GRETA GERWIG | MÚSICA: JON BRION | FOTOGRAFÍA: SAM LEVY | REPARTO: SAOIRSE RONAN, LAURIE METCALF, LUCAS HEDGES, JOHN KARNA, BEANIE FELDSTEIN, TRACY LETTS, TIMOTHÉE CHAMALET, DANIELLE MACDONALD | GÉNERO: COMEDIA, DRAMA | DURACIÓN: 94 MINUTOS.

Filme de corte independiente que se estrena, por fin, este 23 de febrero, casi 4 meses después de que hiciera su aparición en la cartelera de Estados Unidos (3 de noviembre de 2017). Desde entonces, Lady Bird ha ido cosechando premios en la mayoría de festivales en los que ha sido presentada y además cuenta con nada menos que 5 nominaciones a los Oscar 2018… y en las categorías más relevantes… mejor película, dirección, guión original, actriz principal y de reparto.

Su directora y guionista, Greta Gerwig, nos sirve un plato saludable y de fácil digestión en el que los sentimientos, inseguridades y contiendas de la protagonista adolescente Lady Bird nos llegan nítidos y cercanos.

Lady Bird

Gerwig formó parte integrante, tanto en la creación de guiones como en labores de interpretación, del origen y posterior desarrollo de la ola Mumblecore (drama-comedia con poco dinero y énfasis en los diálogos) y si en el lado masculino el “muso” indiscutible sería Mark Duplass, en el femenino indudablemente sería Greta Gerwich. Lady Bird, si bien por presupuesto (10 millones de dólares) no entraría en este, llamémosle subgénero del cine independiente, sí es cierto que huele y mucho a las producciones típicas del movimiento, ya que los diálogos y relaciones interpersonales son la piedra angular del filme. Así como también me atrevería a decir que muchas de sus escenas dejan cierto regusto dulce al cine de Richard Linklater. Segunda película como directora y guionista (primera en solitario), después de la bastante ignorada Noches y fines de semana, cinta mumblecore de 2008 en la que compartía honores y labores con otro habitual de esta corriente, Joe Swanberg.

Lady Bird, personaje principal y central, es extraordinariamente bien interpretado por Saoirse Ronan, que a pesar de contar con tan solo 23 años es una experta actriz. Lleva en activo desde 2003, ha trabajado con directores como Peter Jackson, Neil Jordan, Wes Anderson e incluso el maestro Peter Weir y cuenta con casi una veintena de trabajos, de los cuales, más de la mitad son papeles principales en películas que han tenido no poca repercusión como The Lovely Bones (2009), Hanna (2011), Byzantium (2012), The Host (2012) o El Gran Hotel Budapest (2014). Laurie Metcalf, que la recordaréis seguro por su papel de madre de Sheldon en The Big Bang Theory (también con mucho rodaje en películas y otras series de TV) encarna el papel de madre guerrera con mucha maestría. El papel de padre afable aunque un tanto taciturno está encarnado con sobrado acierto por el actor y guionista Tracy Letts. El resto del elenco actoral, en su mayoría, también tienen un nivel bastante alto y como curiosidad, añadiré, que tiene un papel secundario el también nominado al Oscar 2018 a mejor actor principal, el joven Timothée Chalamet por la conmovedora Call Me By Your Name… con tan solo 22 añitos.

Lady Bird

Ya en el terreno argumental, lo que destaco por encima de todo, es que Lady Bird se nota que está hecha con mucho amor y pasión, y eso realmente se siente al ver la película… Sin ser sensiblera, es capaz de arañarte levemente el corazón.

Nos habla de ese momento en el que despiertas y eres un adulto… de pronto, te das cuenta que no eres el centro del universo  y que tienes que empezar a ganarte los garbanzos si realmente quieres verlos encima de tu mesa. Ese instante, asumámoslo, llega, y es un palo, pero también es un paso necesario que hemos de dar. Algunas personas lo dan antes, otras después… algunas parece que nunca lo dieron… ni lo darán y otras parece que nacieron con el paso dado. Y esto, casi con total seguridad, nos viene más definido por imposiciones de la vida que por elecciones propias. Y es que vivimos unos días en los que cada vez ese paso, por lo general, se da más tarde, en nuestro afán de sobreproteger a nuestros jóvenes cada vez más y más. Muchas veces son caprichosos y egoístas y lo único que les puede hacer despertar es una buena dosis de realidad. Por eso a algunos espectadores les puede despertar antipatía el personaje del que se nos muestra ese proceso de madurez, en mi opinión tan bien contado en esta película, pero ello no quiere decir que no sea una buena niña a la que tan solo le falta tomar conciencia real del mundo.

Y ese es el camino principal de esta obra, pero no es el único que tiene ya que pasan muchas otras cosas. Porque a pesar de que pueda parecer por su sinopsis que es otra película más de comedia/drama de instituto, no lo es para nada. Es una película en la que no paran de emerger personajes en torno a nuestra protagonista Lady Bird (nombre que ella misma decide cambiarse). De entre todas estas relaciones la que mejor dibujada está y más me ha conmovido es la que mantiene con su madre. Una madre luchadora,culta e inteligente, con mucha personalidad e iniciativa pero que se ve desbordada, como cualquier otra, en esa complicadísima tarea de ser madre y educar correctamente a tus hijos. Y todo esto encuadrado en una sociedad como la de Sacramento que se nos presenta religiosa y puritana.

Lady Bird

Todo esto y más es Lady Bird, combinado con algunas escenas y situaciones en las que seguro te sacarán una sonrisa y, por qué no, alguna carcajada. Un maravilloso y emotivo final, del que prefiero no desvelar nada, ni siquiera ningún adjetivo más de él, cierra una película bastante redonda, en la que se le coge cariño a unos personajes bien interpretados y desarrollados, con matices y que a mi parecer huyen de los tópicos,  lo que hace te quedes con ganas saber un poquito más de ellos.

Para acabar me gustaría dejar la cita inicial de la película que a buen seguro da para reflexionar acerca de ella después de disfrutar su visionado:

Quien habla del hedonismo de California nunca ha pasado unas navidades en Sacramento

Reseña Panorama
Lady Bird
7.5
Artículo anteriorCrítica de Moon (2009): La soledad de lo inexistente
Artículo siguienteCrítica de Mudo (2018): Ciencia ficción ornamental
Perdidamente enamorado del cine. Me marcaron desde pequeño Hitchcock, Spielberg, los Marx y Chaplin. Luego llegaron Kubrick, Kurosawa, Berlanga, Leone, Fellini y Wilder y el amor se convirtió en obsesión. Entre mis directores activos favoritos se encuentran Médem, Arofnosky, Tarantino, Park Chan-wook, Lars von Trier y mi mancheguito preferido, Pedrooooo. Mi película predilecta es la Noche del Cazador y por Lost MA-TO.