Crítica de Ciclos, 2ª Temporada: SIN SPOILERS

ciclos

Mayo, 21, viernes; llega la segunda temporada de Ciclos a Apple TV+; continúa el viaje de nuestra pareja favorita hacia la paternidad…

Ciclos se presentaba hace ya un año en nuestras vidas, el 1 de Mayo; se vivían los momentos más duros de la mayor crisis sanitaria de la historia reciente, y llegaba con la tarea de hacernos reír en esa improbable situación; -público díficil- pensaba el humorista al salir al escenario y comprobar que lo que siempre le funcionaba no lo hacía aquella aciaga noche, dos opciones aparecían en su cabeza, el mejor bolo de su vida o fuego y destrucción; primer paso hacia el precipicio, y como si de una película de Tim Burton se tratara, sacaba luz donde solo había oscuridad; y se dilucidaba la mejor noche de su existencia…

Dicen que la comedia es tragedia más tiempo; bueno, tenemos al menos uno de los elementos, juguemos; no, no hablo ya de la pandemia; la serie nos ponía en el momento decisivo en la vida de una pareja, llega el momento de decidir si se quieren hijos o no; la vida parece tener algo que decir cuando se les presenta a nuestros protagonistas la imposibilidad biológica de tenerlos; un suceso ya de por sí complicado se torna más si cabe, y el hecho de adoptar presenta el drama que sustenta la narrativa; el viaje que Nikki y Jason han de hacer para conseguir lo que quieren, por el camino se cruca una amable viejecita -Dolores Umbridge, o lo que es lo mismo, Imelda Staunton, inmensa- que les ayudará en la travesía.

Dosis de alegría, vitalidad, tristeza, desencanto; realidad. Catastrophe o Mira lo que has Hecho son parte de mí, dos series maravillosas, ambas disponibles en Movistar; pues Apple tiene algo que decir, y es que Nikki y Jason son dos personas que me hacen un poquito mejor; y eso, a mi juicio, es a lo máximo a lo que el arte debe aspirar. Por cierto, la 2ª temporada es tan buena como la primera… o mejor.

CRÍTICA DE MYTHIC QUEST, 2ª TEMPORADA

Reseña Panorama
Ciclos, 2ª Temporada
8
Soy un tipo optimista, aunque todo pueda salir mal, que lo hará, nunca pierdo el optimismo. Si tengo que decir las tres cosas que más me definen; primero y más importante, las hamburguesas me gustan sin pepinillo; segundo, los palillos redondos, nunca planos; y tercero, mi madre dice que soy el hijo perdido de Jack Burton... y que nací en Ciudad Esmeralda.