Crítica de Mythic Quest, Temporada 2: SIN SPOILERS

mythic quest

El próximo viernes, día 7 de Mayo, llega a Apple TV+ la segunda temporada de una de las mejores series de 2020; Mythic Quest, Banquete de Cuervos…

Mythic Quest, para el que no haya visto su primera temporada -debería-, nos traslada a una oficina de desarrollo de la industria de los videojuegos; un creativo, Ian, interpretado por Rob McElhenney, es el dueño y señor del Emporio construido a su alrededor, o eso cree él; Poppy es la ingeniera, y también la encargada de hacer de Ian una persona más normal. A su alrededor nos encontramos a un guionista, un contable, un par de testers y gente que, sencillamente, pasa por allí.

Cierto toque Community, salpimentado con The Office, con aroma a The Good Place; risas y sonrisas, amén de un buen puñado de histriónicos personajes hacen de Mythic Quest una de las mejores series de la actualidad para el que escribe.

Tras unos primeros pasos más inciertos, y con luces y sombras; Apple encuentra en series como la que hoy nos atañe su principal valor, y tras esos primeros meses dubitativos, pone velocidad de crucero, llegando a buen puerto.

Para todos aquellos que vieron su fantástica -por lo de la calidad, no el género- primera temporada; aquí nos encontramos a los personajes que dejamos, quizá con cierta consciencia de sí mismos tras una pandemia que sí, también ha ocurrido en el universo de la serie; una de las pocas que lo ha hecho. No sólo ha ocurrido; sino que marca en cierto modo la historia, y en algunos casos incluso define por completo el arco de los personajes en esta segunda temporada.

La serie alcanza el potencial que prometía en lo presentado en 2020 y se corona como una de las mejores comedias de los últimos años; no es casualidad, pues dos de sus creadores son los de It’s Always Sunny In Philadelphia y la tercera una guionista de cierta serie idolatrada por muchos creada por un tipo que también creó Rick & Morty. Apple, más temporadas, por favor.

CRÍTICA DE “THE MORNING SHOW”

Reseña Panorama
Mythic Quest, Temporada 2
9
Soy un tipo optimista, aunque todo pueda salir mal, que lo hará, nunca pierdo el optimismo. Si tengo que decir las tres cosas que más me definen; primero y más importante, las hamburguesas me gustan sin pepinillo; segundo, los palillos redondos, nunca planos; y tercero, mi madre dice que soy el hijo perdido de Jack Burton... y que nací en Ciudad Esmeralda.