Ya pude ver por fin el primer episodio de la séptima temporada de The Walking Dead y aun tengo los pelos como escarpias de la tensión sufrida en este intenso y fantástico capítulo.

Quiero destacar tres puntos que considero clave en este asfixiante y tenso primer episodio de The Walking Dead.

Atención  SPOILERS 

  • Rick está  jodido y lo sabe

Y si no lo sabía al principio del episodio, Negan se encarga de que lo entienda al final en esa escena en la que por poco Rick es obligado a cortar limpiamente el brazo de su hijo Carl.

Rick ya no es el gallo del corral. Negan, mas brutal, sanguinario y despiadado que él es ahora el que manda y eso es algo que seguro trastoca a nuestro querido policía en los próximos episodios de la temporada.

  • Negan se marca un 2×1 inesperado por todos

Sabíamos que el que tenía todas las papeletas para sufrir la envestida de Lucille era Abraham, y así fue antes de soltar un “chúpame la polla” final, fiel a la actitud y forma de ser del personaje. Pero lo que nadie (o casi nadie) esperábamos es que Lucille tuviese ganas de mas, y acabase en la cabeza de Glenn, con ojo saltado de su cuenca incluido.

Con estas dos muertes, la serie se quita a dos personajes que en el cómic tampoco continúan.

  • Negan es un villano como Dios manda

El primer episodio de la temporada nos presenta a un villano excepcional, lleno de matices, cruel, insensible, violento, sanguinario e inteligente. Prefiere que trabajen para el antes que tener que asesinarlos a todos. Nos espera Negan para rato y la fabulosa interpretación de Jeffrey Dean Morgan va a dar un nuevo impulso a la serie.

Deseando que llegue el segundo episodio.

La muerte alternativa del último episodio de The Walking Dead (Vídeo)

Advertisements