Alien (1979): ¿ícono feminista? [Podcast]

Alien
St Ripley en Alien (1979)

Nadie podría haber imaginado en 1979 que una película sobre un parásito alienígena  que asesina a un elenco de desconocidos en medio del espacio, sería reevaluada 40 años después como referente del terror y como agente modelador del progreso social que nos llevaría a los tiempos en que no se firman contratos si no hay una cláusula de paridad salarial de género. Misteriosos son los caminos del cine y ahora los recorremos para descifrar los constructos que han hecho de Alien (1979) un concepto vigente y una franquicia que hoy se respeta como a pocas dentro de las instituciones del séptimo arte.

Si apenas un par de años antes George Lucas inauguraba con Star Wars la era del blockbuster respondiendo a un segmento del público hasta entonces desatendido como lo eran los geeks y amantes de las historietas, Ridley Scott vino a ocupar un espacio hasta entonces no explotado: el horror en el espacio, aquella última frontera que William Shatner presentara con mística y seductora introducción en la también pionera Star Trek, pero que a bordo de la USCSS Nostromo se vuelve materia prima de pesadillas. Ese aterrador lugar donde el sonido no viaja y no existe el arriba y abajo, puede ser el infinito mar donde se da la iniciación para el gran salto evolutivo del ser humano, como lo visionó Kubrick, o bien un claustrofóbico desierto que en sus leyes físicas construye una prisión y en su inconmensurable extensión se vuelve una guarida de amenazas desconocidas. Aquel xenomorfo producto de la macabra mente de H. R. Giger, sigue vivo y coleando porque no deja de recordarnos lo pequeños que somos.

Sobre Alien Covenant:

Ciencia ficción o terror; slasher o drama de supervivencia; empoderamiento femenino o estrategia para un factor sorpresa… con Alien (1979) el debate no ha terminado y en este podcast no solo no lo terminaremos sino que lo haremos aun más interminable. Si estás listo acompáñanos en este viaje sin retorno.

Por Miguel Mejía

Soy un colombiano que entiende el porqué de nuestro top of mind: Shakira y la farlopa. Mas entender no es compartir y menos aceptar. Ingeniero por confusión, MBA por necesidad, filósofo, mountain biker y amigo de curiosidad. La que me hizo melómano, cinéfilo y lector junto a las ganas de probar el mundo. Así se llega a un par de cosas que dejan a los sentidos disfrutar, como escribir tratando de no perder la elegancia en ello.