Si hay una serie de estreno que ha llamado la atención en este 2016, sin contar Stranger Things, esa es Westworld. La serie escrita por Jonathan Nolan y producida por JJ Abrams ha conseguido enganchar a miles de espectadores.

La serie Westworld, que tanto se han encargado de alabar desde diferentes sectores de crítica y público, es una enorme estafa a la inteligencia humana. No lo digo por el argumento troncal en sí, contando una trama muy interesante sobre el desarrollo de la conciencia en robots y cómo los humanos buscamos emociones fuertes torturando a cualquier ser, sea robótico o en un safari. Pero el tema de la inteligencia artificial ha sido tratado con mejores resultados en otras películas y series.

El problema radica en una cosa muy sencilla y que el guión se ha saltado a la torera. Jonathan Nolan y Lisa Joy se han preocupado más en encantarse de conocerse que en resolver ciertos asuntos. El tema de la seguridad del parque está muy bien cubierto, con un extenso mapa del parque de atracciones donde cualquier operario se entera si un robot se ha tirado un pedo cuando no debe, cosa que hace que sea retirado del parque porque ya empieza a hacer cosas raras. De esta forma, los robots están totalmente controlados y con una tablet se manejan todos los apartados del robot.

Pues bien, lo que no me explico es una cosa muy simple. El parque tiene una seguridad cojonuda, pero las instalaciones de control del parque (donde los operarios arreglan o crean los robots) es un sin dios donde puedes desde robar una tablet para controlar a los robots hasta pasearte por todas las instalaciones con uno de ellos liandola parda. Todo ello sin que nadie se entere, ya que parece que se han gastado todo el capital en poner cámaras de seguridad en el parque y ninguna en la zona de trabajo. Un robot puede matar a medio equipo de mantenimiento sin que nadie se de cuenta. Robar equipo de oficina nunca fue tan fácil.

Otra de las cosas que no me explico es que para sacar información del parque se necesite de una antena de transmisión que hay que colocar en la montaña más alta del parque. ¿No es más fácil meter la información en un pen, dársela a un visitante infiltrado y que la saque con toda la facilidad del mundo? Con toda la tecnología que existe actualmente, teniendo en cuenta que esta serie es en el futuro habrá cosas más avanzadas, no entiendo cómo deciden usar métodos tan complicados.

Y ya para terminar, ¿Nadie se dio cuenta de lo que tramaba Ford? ¿Sólo desconfiaba el jefe del equipo de seguridad, que para más inri fue sólo a comprobar una incidencia siendo tan desconfiado, de los robots? Que una persona tan cauta, que ya ha sido atacada por un robot, decida ir solo a comprobar un posible problema en el parque. Una persona normal se lleva a todo un equipo de seguridad armado.

Lo último son los otros parques. ¿Ford sólo estaba inmerso en Westworld o preparaba lo mismo para otros posibles parques? Porque supuestamente hay tres o cuatro.

Para mi son puntos muy determinantes para no creerme una serie que bien podría haber contado con otras salidas, dejando atrás estos agujeros que la hacen insostenible. Cuando veo alguna serie o película me la tengo que creer, aunque sea una historia de viajes en el tiempo o alguna de una galaxia muy lejana. El cine y las series son ficción, pero tampoco hay que coger las cosas con pinzas ni hacer remiendos con prisas para que todo cuadre.

Y aquí el tráiler de esta serie que intenta ser compleja pero se queda en un bluff, con ideas interesantes pero que queda sólo en divertimento. Una serie tan pretenciosa como divertida.

 

Advertisements