The Politician | Ver o no Ver| Hacer cosas buenas sin ser un hombre bueno

The Politician

El pasado 27 de septiembre llegó a Netflix, y por ende a nuestras pantallas, The Politician, la nueva serie de Ryan Murphy ( American Horror Story, America Crime History). Si bien la serie queda lejos de la brillantez y la excelencia, no es un producto para nada a descartar por los interesados en la política (principalmente la comunicación / marketing político) y los fans de las series de chavales de instituto.

Fue una antigua compañera de clase la que me hablo de esta serie en el momento de su estreno, preguntándome si la había visto y, en el caso de que la respuesta fuera negativa (como lo fue), recomendármela. Un vistazo por encima a la serie basto para que fuera descartad. Si que es cierto que pensé que podría tener cierta gracia por su relación con la temática política. Sin embargo, ha sido este último mes cuando me decidí a atreverme con ella.

A veces les damos demasiadas vueltas a que serie ver, que película poner. Leemos criticas, miramos valoraciones, preguntamos recomendaciones a nuestros entendidos colegas. Y todo eso esta muy bien, tenemos poco tiempo y no queremos desperdiciarlo en series que no merezcan la pena, y que vayamos a dejar tarde o temprano.  Sin embargo, esta es una de esas ocasiones en las que me hubiera merecido la pena darle al play cuando me llego la recomendación de mi compañera.

Como he dicho al inicio, The Politician no es, ni de lejos, una serie brillante. Sin embargo, tiene elementos que la hacen una serie atractiva y, sobre todo, entretenida (es lo que se busca generalmente, ¿no?).

Pero ¿de que va The Politician?  En Santa Barbara (California), vive Payton Hobart, un joven estudiante de último año de instituto que será el futuro presidente de los Estados Unidos. O al menos esa es su intención. Hobart tiene todo perfectamente planeado para alcanzar su única meta en la vida, llegar al despacho oval. Para ello, tendrá que ir cumpliendo una serie de objetivos ayudado de su equipo. Entre esos objetivos se encuentra ganar las elecciones del Consejo Estudiantil.

The Politician no solo nos muestra un retrato satírico y divertido sobre la política americana (y general). The Politician también nos ofrece interesantes reflexiones sobre la ambición, el poder, la importancia de las compañías…

Consigue trasladar la campaña política tal y como la conocemos al recreo de un instituto. Uno de los posibles problemas que puede tener la serie es la necesidad de hacer un “salto de fe” en algunas de las cuestiones que la serie nos enseña. Y digo posible problema porque puede haber gente que “entre” en el contexto de la historia y dar ese salto no le suponga problema, y habrá gente que le resulten desconcertantes ciertas cosas.

La fidelidad con la que muestran la actividad política general en la serie tampoco resulta relevante, lo relevante es que resulte convincente. The Politican consigue crear un retrato de las relaciones político – elector, tanto de forma interior (estrategia) como de forma externa (“estrechar manos”). Y digo que la fidelidad no resulta relevante porque son pocos los que realmente conocen cómo se trabaja y diseñan estrategias políticas.

Como puntos negativos de la serie, la innecesaria prolongación de tramas (dramas) secundarios. The Politician utiliza ciertas historias secundarias para contribuir a la formación del carácter del protagonista, de forma casi exclusiva. Tras el paso de los capítulos, parte de estas tramas pueden resultar algo agotadora, dado que sabes que no tiene otro fin más que el comentado.

En resumidas cuentas. The Politician, una serie entretenida y que recomiendo principalmente a todas esas personas que tengan cierto interés por la política y que les gusten las series de niños ricos de instituto. Si estás dudando entre varias series o no tienes nada que ver, también puede ser una gran candidata para entrar en tu lista.

 

Reseña Panorama
The Politician
6.5