ROSKILDE 2022: PAPÁ CUMPLE 50 AÑOS

Hoy repasamos el cumpleaños, de uno de los eventos más especiales del continente europeo: Roskilde 2022, el festival danés que se celebrará a finales del próximo mes de junio.

La historia se repite con todos los festivales de verano, y es que, el sector de la música en directo, ha sido uno de los que más ha sufrido a causa de la pandemia mundial, que puso en jaque a todo el mundo a principios de marzo de 2020, y prohibió las reuniones de grandes masas. Pero estamos en 2022, y aunque parezca que estamos gafados, y que cualquier acontecimiento puede estropear nuestros planes del mes que viene, tenemos esperanza. Hay confianza en que Roskilde, a la tercera, -este año si-, se celebre.

Ya cubrimos este evento en los felices 2019, estábamos acreditados para 2020, y tuvimos esperanza en que hubiera música en directo en 2021. Pero no, nos dimos de bruces con la realidad varias veces. Y esto, era especialmente doloroso, porque el festival habría cumplido en 2020 su 50º aniversario, presentaba un cartel muy poderoso, y ya estábamos buscando nuestras mejores katiuskas para sobrevivir a la posible lluvia que llenase nuestras tiendas de agua.

La edición 2022

Como ya he dicho, hay confianza. Hace unas semanas, se eliminaron las medidas restrictivas contra la pandemia en Dinamarca, y la situación, parece haberse estabilizado. La organización ha presentando un cartel oficial – al que se calcula, faltan unos 5 nombres por día- y las organizaciones del camping de Roskilde ya están trabajando para construir Dream City de nuevo. Parece que este año, sí que sí.

Si por algo destacan de entrada los nombres de Roskilde 2022, es por la gran cantidad de música urbana, grupos africanos, o propuestas femeninas, especialmente, en comparación con la mayoría de festivales europeos. Como si se hubieran tomado al pie de la letra el new normal, que Primavera Sound intentó instaurar en 2019 de cara a su festival.

Ídolos de la generación Z

Dos grandes reclamos masculinos, sobresalen por encima de todos: Tyler, the Creator, y Post Malone. Casi antagónicos en sus propuestas, representan muy bien dos vertientes dentro de la corriente del hip-hop. Les escoltarán el dúo Rae Sremmurd, AG Club, o una de las últimas sensaciones de la industria USA, Jack Harlow.

Por la parte femenina, tendremos a la super estrella Dua Lipa, la reina de Tik tok Megan Thee Stallion, escoltadas por propuestas más radicales como Little Simz, Poppy, Ashnikko, o las leyendas TLC.

La vieja guardia festivalera

Los festivales de música siempre se han nutrido de este tipo de artistas, aquellos que gozan de una gran popularidad en ciertos nichos, pero no llegan a ser mundialmente conocidos, salvo algunas excepciones. Aquí, podemos encontrarnos un nombre tan enorme como el de The Strokes, o Robert Plant & Alison Krauss, junto a Haim, Idles, St Vincent, Phoebe Bridgers, Big Thief, o Fountaines D.C, entre muchos otros. Personalmente, echo en falta más nombres similares, y seguramente, algunas de las confirmaciones que quedan por llegarnos, tiren por ahí.

A bailar

En Roskilde siempre hay espacio para la diversión, y ha sido, desde siempre, uno de los festivales que más ha apostado por las llamadas “músicas del mundo”. Desde propuestas tan estimulantes como Cimafunk o Africa Express, pasando por algo mucho más intimo como The Blaze, a la tralla de nuestra adorada Kelly Lee Owens, o los ritmos rompe pistas de Fred…again.

Metal y derivados

Otra cosa que caracteriza al festival de Roskilde, es su repetida apuesta por bandas relacionadas con el mundo del metal. Aquí nos vamos a encontrar algo tan especial como esa propuesta de Converge + Chelsea Wolfe, pasando por uno de los discos más notables del año pasado, como es el de Lingua Ignota, a la maravillosa densidad de Amenra, o las inquietantes melodías de Old Man Gloom. Si quieres tralla, vas a poder desayunarla, merendarla, y cenarla.

Como ya podéis observar, Roskilde es un festival de festivales, uno en el que géneros muchas veces poco valorados en este tipo de eventos, tienen una cuota de protagonismo impresionante, con un público entregado, y unos artistas que se crecen año tras año tocando en este festival. 2022 puede ser un gran año para los festivales, y esperemos, que sea también, el año en el que Roskilde, celebre sus bodas de oro. Aquí estaremos para contarlo, de ser así.

Artículo anteriorCrítica de ‘Adiós, señor Haffmann’ (2021): avaricia y destino
Artículo siguienteCrítica de ‘A tiempo completo’ (2021): Sobrevivir en París
A veces escribo de lo que me apasiona, y otras, de lo que toca.