Ricky

Ricky Gervais es posiblemente el cómico que más ha dado de qué hablar en los últimos meses, debido a su presentación de la última gala de los globos de oro. Ha llegado a España presentando su último espectáculo, SuperNature en Barcelona el pasado 15 de febrero.

El pasado sábado 15 de febrero tuvimos la suerte en Cinefilos Frustrados de asistir al show de stand up comedy de Ricky Gervais en Auditory Forum de Barcelona. 3.500 entradas vendidas en un tiempo record.

Y es que Ricky Gervais amigos, está de moda. Ha sido su último “speech” en los globos de oro lo que lo ha traído de nuevo a ser tema de conversación en redes sociales y mass media.

Pero antes de nada, un poco de contexto:                                                  Guionista de una de las mejores y más conocidas comedias de la historia (The Office) este británico de 58 años ha ganado dos Emmys, 3 globos de oro y 7 premios BAFTA, tanto por la emblemática The Office como por Extras.

Con una larga experiencia en el mundo del cine y de la televisión, Ricky Gervais se estrenó en Netflix en la categoría de Stand Up Comedy con su primer especial, Humanity (2018).

Aparte de su faceta como actor, director y guionista, gran parte de su fama se le atribuye a su papel como presentador en varias ediciones de los premios “Golden Globes” (2010, 2011, 2012, 2016,2019). Ha sido su intervención en la última entrega de estos premios donde Ricky Gervais ha saltado a la palestra nacional en nuestra querida España.

¿Pero porque ha armado tanto revuelo Ricky Gervais? Para poder entender todo en contexto, seguramente debamos (como siempre se debería de hacer) dar unos pasos para atrás para así poder contemplar el escenario completo. Ricky Gervais es humor sin censura, políticamente incorrecto, contra los poderosos, pero también contra minorías. No hay límites en el humor, y si los hay, él no los conoce, y gracias a Dios, o a lo que sea.

Ricky

Pero en respuesta a la pregunta, el estilo de Ricky Gervais y el contenido de su texto en la última edición de los globos de oro ha sido comprado por parte de la derecha política española, que añora la posibilidad de que en España se necesitaría un Ricky Gervais.

Es curioso que un cómico británico ateo, animalista, pro abortista, “contrario” al matrimonio y a formar una familia,  sea una especie de “referente” para la derecha, pero así es.

¿Y esto tiene explicación? Por supuesto que la tiene. La respuesta está en sus dos espectáculos de stand up (lo de lo monólogo ezo), Humanity y SuperNatural. Práctica un humor no apto para potenciales “ofendiditos”. Un humor que puede meterse con Donald Trump o con una mujer negra discapacitada transexual. ¿Eso lo convierte en un ser despreciable? No lo sé, pero es tremendamente divertido.

Su esencia no se encuentra en hacer chistes sobre esos temas, sino en cómo aborda cada uno de sus temas. Y es eso lo que lo hace atractivo para la sociedad más a la derecha (políticamente hablando). Ante las nuevas “imposiciones” sociales y culturales que parte de la izquierda trata de practicar, Ricky Gervais emerge como uno de los principales baluartes de la libertad de expresión en la comedia internacional.

ricky 2

Repaso a la taquilla: bochorno para las Aves de presa

Sin embargo, su estilo es también criticado por gente del “mundillo”. Sin entrar en mucho detalle , Gervais utiliza el recurso de Twitter. ¿Esto en qué consiste? En coger tweets de personas anónimas que han participado con él en debate y discusiones para reírse de ellas o crear situaciones cómicas alrededor de estas conversaciones. Para algunos, algo demasiado fácil.

En definitiva. Ricky Gervais es el cómico de moda, pero esto no tiene ningún matiz despectivo. Es una buena noticia para el mundo de la comedia que se hable cada vez más de personas relacionadas con el mundo del stand up (aunque no sea siempre para bien).

Humanity es su único espectáculo en Netflix (por el momento), especial grabado en Londres, de 78 minutos de duración. Dios, la transexualidad, los globos de oro y ser padre son algunos de los temas que toca el cómico británico. Como ya he comentado en párrafos anteriores, no es humor apto para potenciales ofendidos.

Artículo anteriorCrítica de Kuro Obi (2007): Obra maestra del Kárate
Artículo siguienteCrítica de Manhattan sin Salida (2020): Gotham sin Batman