Lars y una chica de verdad es una película de 2007 dirigida por Craig Gillespie, escrita por Nancy Oliver y protagonizada por un enorme Ryan Gosling.

Corría el año 2007 cuando una película indie conquistaba los Oscar. Se trataba de Juno, película dirigida por Jason Reitman y por la que Diablo Cody recibió el Oscar a mejor guión original. Sin embargo, Lars y una chica de verdad paso un poco inadvertida, la crueldad de los premios para obras supuestamente peores.

Pero por suerte existe el boca a boca, además de que esté protagonizada por uno de los actores de moda en Hollywood. Desde El diario de Noa (Nick Cassavetes, 2004), cualquier película protagonizada por Ryan Gosling se mira con atención, aunque sea poca. En este ocasión Gosling realiza un papel al que no estamos acostumbrados.

lars

La película tiene una trama tan sencilla como inverosímil. Lars, un joven de 27 años, vive con su hermano (Paul Schneider) y la mujer de este (una Emily Mortimer que ya me encantó en The Newsroom), la cual está embarazada. Lars vive en el garaje, adecuado como casa. Es un chico muy tímido, pero dulce y cariñoso con todo el mundo. Un día, para sorpresa de su familia, trae una chica a casa. Lo malo es que se trata de una muñeca de PVC tamaño real.

Es ahí donde se llega a la parte surrealista de la película. Es obvio que Lars tiene en problema, aunque la muñeca es la consecuencia de distintos traumas que ha sufrido durante su infancia. Ese escudo protector que utiliza inconscientemente, ya que Lars piensa realmente que ella es real. La doctora de Lars (Patricia Clarkson) insta a su hermano y su cuñada a tratar a Bianca, ese es el nombre de la muñeca, como si fuera real. Pronto se lo hacen saber a todo el pueblo, que colabora para seguirle el juego a Lars.

Ciertamente, quitando algunas escenas de una tierna Emily Mortimer, todo el peso de la película recae en Ryan Gosling. Es el encargado de dar a la película, creando un personaje muy convincente, lleno de traumas y problemas para relacionarse con la gente. Aún con eso, Schneider, Clarkson y Kelli Garner (que da vida a Margo, compañera de trabajo de Lars) realizan un buen trabajo.

lars

Poco a poco Lars va abriéndose en cada sesión con la doctora Dagmar, además de con el resto de personas de su pueblo. En cualquier otro lugar a Lars lo hubieran tomado por loco, pero sus vecinos tratan a Bianca como una más, con la intención de ayudar a Lars a llevar una vida normal. Poco a poco, hasta yo iba pensando que Bianca era real, tal como le pasaba a los vecinos. Es tal la forma en que todos interactúan con ella, que hacen que se convierta en otra protagonista de la película.

Quizás Lars eligiera a la muñeca como forma de conseguir entablar contacto con alguien, de estar seguro. La muerte de su madre y la marcha de su hermano, teniendo que quedarse a vivir con un padre poco dado al cariño, parece que marcan la personalidad de Lars, haciendo que no quiera tener contacto con nadie, como medida a sufrir por si luego lo abandonan. Lars muestra una actitud de impotencia y miedo al tener que relacionarse directamente, pero poco a poco va perdiendo el miedo al contacto gracias a la dulce y simpática Margo.

Una bonita y dura historia, comedia y drama a partes iguales, con un Ryan Gosling que realiza una magnífica interpretación. Esta película obtuvo una nominación al Oscar a mejor guión original en 2007.

[yasr_overall_rating size=”large”]

 

Advertisements