Peaky Blinders

Una semana más me siento frente a la pantalla con la intención de analizar lo que ha pasado en este segundo capítulo de la cuarta temporada de Peaky Blinders.

El 4×02 lleva como subtítulo “paganos”; y con él vemos esa especie de misticismo made in tia Pol que va a impregnar toda la temporada. Sin embargo este capítulo si tiene más de introducción que el primero, pues sirve como base de los siguientes capítulos de Peaky Blinders.

Aviso a navegantes, si vais al día, me entenderéis…; y es que el semifalso cliffhanger se ha resuelto de una forma un tanto ejem ejem. Pues se esperaba un poco de ese síndrome “no le tomes cariño a nadie, que aquí nadie está a salvo”. Y no digo más a riesgo de incurrir en spoiler.

El punto álgido del episodio viene de la mano como siempre de la mano de Cillian Murphy, quien va a tener un duro rival, ya fuera del personaje. Hasta la fecha el actor, pese a estar rodeado de un elenco sobresaliente, siempre había contado con el mimo de guionistas y directores que habían guardado para él los momentos estrella. Ahora con el aterrizaje, o más bien desembarco de Adrien Brody, el duelo de titanes está servido. Mr. Changretta y Tomas sientan en este capítulo las bases de su guerra, y ya como decía otro grande, el pacto entre caballeros está firmado.

Un paseo por algunas de las épocas del cine Vol.3

Y no podíamos olvidarnos del reciclado Meñique, Aidan Gillen; Mr. Gold, que no deja ver ni un ápice de Petyr Baelish. Su personaje se descubre como mucho más que un mercenario…

Ese 4×02 de Peaky Blinders muestra más de ese Tommy de la tercera temporada, quien actúa adelantándose a los acontecimientos, pero además aprovecha las vicisitudes que se le presentan, usándolas para su propio beneficio.

El siguiente episodio, pájaro negro, se prevé como convulso.

P.D: ¿Tom Hardy donde estás?

 

 

 

Reseña Panorama
Peaky Blinders
7.5
Artículo anteriorCrítica de Coco (2017): ¡Viva la música!
Artículo siguienteTráiler de Cocodrilo, el Episodio 4×02 de Black Mirror
Clarinetista a tiempo completo, devoradora de libros y seriadicta en rehabilitación. Gracias a mi giratiempo, si es necesario, me teletransporto a Fargo, Neo-Tokyo, Caprica o donde sea menester. Una película: La "Principesa" Prometida...