Crítica de Morgan (2016): Entretenimiento de Usar y Tirar

morgan

Año: 2016 | Dirección: Luke Scott | Producción: Scott Free Productions. 20th Century Fox | Guión: Seth W. Owen | Música: Max Richter | Fotografía: Mark Patten | Reparto: Kate Mara, Anya Taylor-Joy, Toby Jones, Rose Leslie, Boyd Holdbrook, Michelle Yeoh, Jennifer Jason Leigh, Paul Giamatti, Sam Spruell, Chris Sullivan, Jonathan Aris, Vinette Robinson, Charlotte Asprey, Conor Mullen, Michael Yare, Frank Cannon, Bobby Marno, Chrissie Harris, Brian Cox | Género: Ciencia Ficción. Thriller | Duración: 87 minutos.

De la mano de Papá Ridley Scott como productor y retoño Luke Scott como director nos encontramos con Morgan, un thriller con aires futuristas y aspecto independiente que supone una muestra más del poder y no querer que tanto abunda en el Hollywood de hoy en día.

Una campaña tecnológica crea una inteligencia artificial, sin ser conscientes de su verdadero potencial. Cuando las cosas comienzan a salirse de su control, deciden contratar a una especialista (Kate Mara) para determinar si eliminar a la criatura o mantenerla encendida.

Bajo esta premisa, Luke Scott nos adentra con una apertura inicial rodada en contrapicado que supone toda una declaración de intenciones. Los minutos iniciales, de mera contextualización y, todo ha de decirse, con algún que otro plano cenital elegante, nos presentan a la seria y estirada protagonista Lee (Kate Mara), el conjunto de carnaza que compondrá el reparto y la a priori interesante Morgan, que será el plato estrella -dado su misticismo inicial- durante prácticamente todo el transcurso de la cinta. Esta peculiar puesta en escena destacará por su atropello y muestra de economía narrativa ahorrativa, dejando a medio camino algunas cuestiones que requerían algún minuto más de profundización y detenimiento.

Dentro del espectáculo palomitero -de tempo dinámico- que se nos presenta, la película consigue despertar nuestro interés y el querer conocer más a fondo a la peculiar antagonista en ciernes que, eso sí, recordará tanto por ubicación, estética y tratamiento del personaje a la conseguida Alicia Vikander en la notable Ex-Machina, de la que beberá en gran parte esta Morgan -además de otros títulos conocidos como Alien, el Octavo Pasajero e incluso Frankenstein-. El problema viene de, una vez más, lo tradicional de su desarrollo y, todo sea dicho, su apuesta por un enfoque orientado a la acción y olvidando algunas cuestiones realmente interesantes -como unos motivos más elaborado de ese cambio experimentado por Morgan- que habrían construido un guion más elaborado y rico en matices -además de enfocado a la Ciencia Ficción-. Y es que una vez que se destapa el meollo del asunto, la cinta se transforma en el mismo relato que hemos visionado tantas veces y tan pocas nos ha dejado con un buen sabor de boca.

En cuanto a los personajes, Morgan cuenta con una actuación de Kate Mara correcta y sin grandes alardes, interpretando a la típica agente dura de roer y reparte mamporros; y una interpretación de la excelente Anya Taylor-Joy en La Bruja más rica en matices y de mayor expresividad. Por otra parte, duele ver como un elenco formado por actores de la talla de Toby Jones, Paul Giamatti y Jennifer Jason Leigh es tan sumamente desaprovechado e incluso malogrado con situaciones absolutamente cliché.

Porque Morgan es básicamente eso. Clichés, clichés y clichés basados en un desarrollo de los acontecimientos centrado en la propia acción y no en la psicología de los personajes -siendo este uno de los grandes errores de los guiones comerciales de hoy en día-. Además, el giro argumental del final se intuye desde prácticamente el comienzo de la cinta, por lo que tampoco choca con esa narrativa convencional.

Respecto a otros apartados, sorprende ver a un artista de la talla de Max Richter La Llegada, The Leftovers– tras la música. Si bien no hay ningún tema que destaque, no pierde el hilo en ningún momento, por lo que su trabajo es correcto. En referente a fotografía, Mark Patten realiza un buen trabajo mostrando esos tonos verdosos y ligeramente grisáceos que tan bien le sientan al contexto de la acción.

Una película olvidable, de usar y tirar, que no pretende innovar en nada ni buscar una reflexión al espectador. Los primeros minutos vaticinaban algo mejor, pero su enfoque hacia tierras comerciales le hacen perder puntos por doquier. Una pena. 

Reseña Panorama
Morgan (2016)
5
Viejoven. Cinéfilo hasta las trancas y administrador de Cinéfilos Frustrados: Tu PEOR blog de Cine y Series, donde tengo la suerte de poder contar mis opiniones y gustos por el Séptimo Arte.