TÍTULO ORIGINAL: Annihilation (Aniquilación) | DIRECCIÓN: Alex Garland | PRODUCCIÓN: DNA Films, Paramount Pictures, Scott Rudin Productions | GUIÓN: Alex Garland (Novela: Jeff VanderMeer) | MÚSICA: Geoff Barrow, Ben Salisbury | FOTOGRAFÍA: Rob Hardy | REPARTO: Natalie Portman, Óscar Isaac, Jennifer Jason Leigh, Gina Rodriguez, Tessa Thompson, David Gyasi, Sonoya Mizuno, Crystal Clarke, Kumud Pant,Tuva Novotny, Cosmo Jarvis, Mairead Armstrong | GÉNERO: Ciencia Ficción. Thriller | DURACIÓN: 115 minutos.

Tras cosechar unas críticas formidables y estar tildado como uno de los grandes estrenos del 2018 llega Aniquilación, el nuevo filme del guionista de 28 Días Después, Sunshine y director de Ex-MachinaAlex Garland, que ha demostrado ofrecer productos notables en todas sus aportaciones y, además, saber combinar la Ciencia Ficción para hablar de algo que nos atañe solemnemente: nosotros mismos, lo que ha derivado en uno de los guionistas de género más destacados del Cine Contemporáneo, ahora director. Así pues, cabría preguntarse: ¿es Aniquilación el paso adelante que se preveía en Garland? En muchos aspectos sí, por supuesto. No obstante, una narrativa auto-consciente casi en su totalidad deriva en una resolución que se antoja diferente. Desgranemos pues esta propuesta.

“¿Es el ser lo que nos define o la forma de serlo?”

Aniquilación comienza con la primera y pieza central de su puzzle: las células, los organismos madre que dan pie a la vida además de la muerte. Es curioso cómo Alex Garland, al igual que Taylor Sheridan, tiene la increíble capacidad de hablar de una cosa mientras nos está contando otra muy diferente; en este caso las formas de reproducción y la propagación del ser, lo que deriva en nosotros mismos. Tema central de la filmografía de Garland. Aniquilación comienza con un meteorito impactando contra un faro y propagando un resplandor que, en apenas tres años, logra rodear un cenagal casi en su totalidad; lo que se denomina La Zona X, un lugar donde nadie ha vuelto y en el que se desconoce qué es lo que está pasando y por qué no surge vida orgánica, derivando en un ambiente postapocalíptico. Es entonces, cuando su marido ha desaparecido, el momento en el que la bióloga Lena (Natalie Portman) decide adentrarse en el seno del lugar y averiguar lo que está sucediendo.

La principal ventaja que atesora el guion de Aniquilación es que conoce perfectamente cuales son sus puntos fuertes y débiles, es decir, sabe que su principal atrayente es La Zona X y que, además, tiene a tres grandes obras de culto de las que tirar para retratarlo de la forma más efectiva posible: Picnic Extraterrestre, Stalker de Andrei Tarkovski y la saga de videojuegos S.T.A.L.K.E.R., de las que bebe -al menos, en apariencia- solemnemente para mostrar lo que se conoce como un área de exclusión que cada vez es más grande. Hay una gran serie de paralelismos entre estas cuatro obras -si contamos la referida- y todas casan perfectamente bajo un estilo que apuesta por retratar la forma y el ambiente, además de combinarlo con una narrativa que juega a ser un acertijo. ¿En qué deriva esto? En una película con una gran capacidad de inmersión que deja en bandeja a la estructura el tenernos embobados durante 115 minutos preguntándonos qué demonios es lo que sucede en La Zona X. ¿La clave? Ser seductora, atrevida y, por momentos, cruda; lo que en una resolución que parece nunca llegar consigue no despegarnos de la pantalla. Y esto está muy bien. Ahora, las debilidades: Aniquilación sabe que el eje central de su trama es más simple de lo que parece y, por ello, en pos de no tirar todo el enganche a la basura, lo envuelve de varias capas (tanto narrativas como visuales, siendo estas últimas una auténtica delicia) para mantenernos enganchados. Esto está muy bien si la resolución se antoja a la altura, pero en medio de un Tercer Acto tremendamente hipnótico y sugerente el final deja espacio a la pregunta y apuesta por que seamos nosotros -los espectadores- quienes completemos el relato y le demos sentido a esta historia que habla de la reproducción, la transmisión y la forma de expandirse enmarcada en un contexto de Ciencia Ficción rodado con brillantez. ¿Me gusta que sea así? Sí y no. Sí, porque da pie a un post-visonado realmente interesante y no, porque esperaba una resolución quizás más congruente. ¿Qué es orgánico y qué es vegetal? ¿Qué es realidad y qué es ficción? ¿Estamos expuestos ante unos organismos que no podemos controlar? ¿Es el ser lo que nos define o la forma de serlo? Todas estas preguntas -y muchas más- son las que circundan mi cabeza tras visionarla, pero -al menos en mi caso- tengo claro que la resolución tiene que ver con una explicación muy cercana a la teoría del superhombre de Nietzsche, solo que dado un giro de tuerca y adaptado al contexto donde nos ubica Aniquilación.

Aniquilación (01)

Por último, no puedo despedirme sin mencionar las destacadas actuaciones del elenco protagonista, capitaneado por mujeres -junto con Oscar Isaac- y que saben llevar el peso de la misión durante toda la trama. Esta son la clase de papeles que me agrada ver y por lo que espero que apuesten; dejando atrás personajes masculinos a los que han querido dar una adaptación femenina. Algo absurdo y a lo que nunca le he encontrado ni pies ni cabeza, salvo contentar a diferentes colectivos. Lo que necesitamos son personajes originales, fuertes y que sepan llevar el peso de una película, siendo Natalie Portman todo un referente. 

Advertisements