¿A quién no le gustaría ser un superhéroe? Aunque parezca genial, no todo es de color de rosa con superpoderes.

Desde pequeños seguro que a más de uno le ha gustado eso de ponerse una capa y echarse a volar. También que se prefiere trepar por tejados a ser príncipe azul o princesa desvalida. Pero no es todo tan maravilloso, ya que un poder conlleva una gran responsabilidad.

Sólo hay que mirar a superhéroes como Hulk. Bruce Banner se expuso demasiado a la radiación gamma, provocando un efecto horrible en él. Cada vez que sufre un ataque de ira, el bueno de Banner se transforma en un monstruo verde al que llaman Hulk. Como para pillar un atasco o ir al ayuntamiento a arreglar un papel. Pues bien, ese inconveniente es uno de los miles que tendría Hulk en su vida diaria. Todo el estrés del día a día en la vida de una persona, haría que Hulk estuviera presente casi todo el día, por lo que sería asombroso ver a Bruce Banner.

superheroe

Pero Hulk no es el único que tendría problemas en el día a día. Otro de ellos sería Bruce Wayne. Millonario y filántropo, además de heredero de industrias Wayne, se dedica por las noches a acabar con el crimen organizado en la ciudad de Gotham. El problema de Bruce es sencillo. Al contrario de Iron Man, Bruce Wayne mantiene oculta su identidad cuando se transforma en Batman. Pero, ¿dónde está el problema? Batman no tiene superpoderes, todos son artilugios que valen miles de millones, así que tendría que blanquear importantes sumas de dinero. Así que como a alguién se le ocurra investigar sus cuentas podría salir malparado, porque a ver como explica esos gastos.

Y aunque Iron Man no vaya a tener inspecciones de hacienda, tampoco se libra de los problemas con los que cuenta un superhéroe. a parte de saberse que es Tony Stark y que cualquier villano sabe donde vive (la Torre Stark no es muy disimulada que digamos), su traje es casi indestructible, pero él no. Con semejantes luchas, Stark estaría buena parte del año de baja.

El otro gran perjudicado sería Flash. Correr a esa velocidad hace que Flash vaya más rápido que el AVE. Imaginaos dar una carrera de pocos segundos y cruzar el país de punta a punta. Sería increíble. Pero to tiene su precio. El metabolismo de Flash tendría que ser muy resistente, ya que de no serlo (a pesar de la superfuerza), sus células envejecerían  demasiado rápido, provocando una muerte prematura. Además, el corazón tendría que ser demasiado fuerte, ya que en cada acelerón sufriría un riesgo de infarto.

Y para terminar, algunos inconvenientes de ser Superman, kryptonita aparte.

superheroe

Hay más superhéroes, así que seguiré investigando los inconvenientes de cada uno. Lo que queda claro es que ser superhéroe no es tan bonito como nos lo pintan.

 

Advertisements