Merlí. Sapere Aude es el esperado Spin off de Merlí, una de las series que mejor han funcionado en Tv3 en los últimos años. Para no desmarcarse en exceso se mantiene la marca Merlí en su título y también en su espíritu. Hector Lozano es el creador y responsable principal de ambas, vamos lo que ahora llamamos un Showrunner de la televisión.

Movistar aprovechó el éxito de la serie catalana para ofrecer a Lozano la libertad creativa para llevar a cabo el spin off. Merlín Sapere Aude el esperado spin off es la serie heredera en su linea más continuista.

Cuando se empezaron a saborear los primeros rumores nos asaltaron las dudas, ¿habría línea de continuación o solamente un personaje que derivaría en otra línea? Poco a poco fuimos sabiendo que tan solo su personaje principal llevaría ese spin off. Luego se confirmó la participación de otro de los principales personajes y que había sido el eje principal de la serie inicial.

Merlín. Sapere Aude nos lleva al primer día de universidad de Pol Rubio, interpretado de nuevo por Carlos Cuevas. Tratando de superar la muerte de su mentor, Merlí (Francesc Orella), Pol empezará su carrera de Filosofía para de esa manera algún día recoger la tiza de Merlí.

En ese nuevo camino universitario también va a seguir el personaje de Bruno. David Solans vuelve a la piel de Bruno después de algunos momentos de la serie original, en la que Solans salió de la segunda temporada para solo volver al final y poder cerrar la trama de amor entre los dos personajes.

En ese final de la serie, Bruno y Pol se nos mostraban en un flash-forward que nos desvelaba que su historia de amor tenía una continuación como pareja. Ese final también ha de marcar este spin off por lo que esa trama no debería darnos mayores sorpresas.

¿Por dónde se va a desarrollar? En primer lugar en la relación de Pol con su nueva profesora, la Bolaños (Maria Pujalte). Las similitudes entre Bolaños y Merlí será muy evidente pero esos pequeños detalles que los diferencia hará que tengamos nuevos tratamientos.

Como toda serie que trate temas escolares o incluso universitarios, los nuevos compañeros de clase van a llevar también su propia mochila. El niño pijo con carga dramática familiar, la estudiante argentina que trata de salir adelante con un trabajo de camarera, el amigo del protagonista, despistado, perdido y con noble corazón, hasta la profesora amiga de la Bolaños. Quizás sean personajes demasiado arquetípicos pero, en primer lugar funcionan muy bien y en segundo lugar son un verdadero reflejo de esa realidad universitaria.

No quisiera olvidarme de otros secundarios importantes. La abuela de Bruno Carmina Calduch (Ana María Barbany), el padre de Pol, Alfonso (Boris Ruiz), y la profesora Glòria (Assun Planas) repiten personajes de la serie original.

Merece especial atención la Universidad de Barcelona que roba escenas gracias a sus clases y al claustro universitario. La ciudad ya tenía en sus inicios un papel destacado en las tres temporadas. Ahora seguirá jugando ese papel no tanto de observador sino de interactuación.

Una serie que conoce sus limitaciones y que no intenta disfrazarse con otras máscaras. Pero también debemos reconocerle esa etapa de madurez en su narrativa, con quizás algún defecto en su primer episodio en el que nos intentan poner rápidamente en situación sin detenerse especialmente en el pasado. Todo transcurre un tanto abrupto entre el trauma que se está sobrellevando y las nuevas relaciones universitarias.

Para aquellos puristas del idioma, disfrutarán de una serie que convive entre el catalán y el castellano de una manera natural y acompañados de subtítulos al castellano en las breves conversaciones en las que los personajes hablen en catalán. Tan natural como las situaciones cotidianas que siempre viven las calles de Barcelona, alejada de los trastornos politico-sociales de los últimos tiempos.

5 interpretaciones masculinas que merecían la nominación al Goya

Los que disfrutaron de Merlí ahora van a seguir haciéndolo con Merlín, Sapere Aude.

Advertisements
Reseña Panorama
Merlí. Sapere Aude
7.5
8 años tenía cuando viendo Lou Grant quise ser periodista. A los 13 dirigía el periódico de mi colegio. A los 16 me presenté en una emisora municipal de Barcelona y fui técnico de sonido, locutor y productor. Ahora hago podcasting. El cine es una pasión que me inculcaron mis padres, recuerdo que mi primera peli en el cine fue acudiendo al estreno de Superman. La adolescencia me la pasaba en cines con la doble sesión y luego compraba los programas de mano. Añoro los ’80.