El hombre que mató a Don Quijote, Terry Gilliam

Hace ya un mes del Festival de Cannes donde se estrenó la tumultuosa película de Terry Gilliam, El hombre que mató a Don Quijote, y parece que todavía no va a dejar en paz a su director

25 años llevaba luchando Terry Gilliam para proyectar su última película, y ahora el caso judicial que estaba pendiente de realizarse le ha arrebatado los derechos de El hombre que mató a Don Quijote, que irán a parar al ex-productor Paulo Branco.

El hombre que mató a Don Quijote, Terry Gilliam

Todo viene a raíz de un contrato entre ambos, donde Gilliam intercambiaba los derechos de El hombre que mató a Don Quijote por la promesa de financiación para la producción de la película. Sin embargo, Terry Gilliam asegura que esa financiación no llegó y que tuvo que buscarse a otro financiador independiente para terminar su película. Por otro lado Branco reitera que el contrato sigue vigente y que lo que hizo posteriormente Gilliam es considerado una violación del contrato, incluyendo los acuerdos con los distribuidores, la producción de la película, el estreno en Cannes y el posterior estreno en Francia y resto de países.

En declaraciones de Branco:

La película pertenece en su totalidad a Alfama. Fue hecha ilegalmente. Es la primera vez que veo a tanta gente embarcarse en una misión para producir y explotar una película sin tener los derechos. Es un caso único.

Lo que pasará con la película todavía está en el aire. Hay países donde todavía no se ha distribuido y puede que no se llegue a distribuir, hasta que Branco no haga su movimiento. Que todo indica a que irá a sacar mayor beneficio y demandará a Terry Gilliam por lo dispuesto hasta ahora de El hombre que mató a Don Quijote. Lo que sí es seguro es que esta película seguirá siendo un comedero de cabeza para el conocido director.

¡El culebrón está servido!

Artículo anteriorJames Wan anuncia el primer tráiler de Aquaman
Artículo siguiente7 películas para perderle el miedo al cine mudo
Visión a 24 fotogramas por segundo, amante del cine fantástico y de ojos rasgados. Tengo en propiedad Xanadu, así como también tengo Manderley. Además de ser un ferviente seguidor de las escrituras del Libro Rojo de la Frontera del Oeste.