toy story pixar
Toy Story fué el largometraje de estreno de Pixar, un rotundo éxito que contó con Steve Jobs como productor ejecutivo

Ahora que una de las películas más recordadas de Pixar, Monstruos S.A., cumple 15 añazos (sí, 15) hacemos un breve repaso a las películas de la empresa de cine más querida del mundo y cómo ha cambiado su forma de trabajar.

Si hay una productora de cine absolutamente adorada por todo el mundo, ésa es Pixar. Desde sus orígenes hasta la actualidad, la compañía de cine de animación “por ordenador” ha sabido mantenerse en un standard de calidad de Matrícula de Honor. Lo más curioso es que las grandes innovaciones de su cine no se producen sólo en el campo de lo visual, sino en el de lo narrativo. Las películas de Pixar gustan a niños y mayores precisamente porque son obras de un absoluto equilibrista, unas historias mágicas y poderosas. Sus películas son auténticos acontecimientos cinematográficos, pues se sale mejor persona del cine cada vez que se disfruta de una de sus propuestas.

El origen de Pixar se remonta a 1979, cuando comenzó como una división computacional de lucasfilms.

Ahora es un grupo subsidiario de The Walt Disney Company con sede en Emeryville, Estados Unidos, aunque su origen se remonta a 1979, cuando comenzó a operar como The Graphics Group, la división computacional de Lucasfilm. Para preparar las nuevas películas de Star Wars, George Lucas -uno de los grandes visionarios de la historia del cine- necesitaba una filial que se centrara en lograr todo aquello que no se podía hacer con maquetas u otros trucajes ópticos tradicionales.

toy story
Toy Story fue el largometraje de estreno de Pixar, un rotundo éxito que contó con Steve Jobs como productor ejecutivo

Una vez terminada El retorno del Jedi y completada, de momento, la saga galáctica, Lucas tuvo que desprenderse de la empresa, pensando que no la necesitaría más. Ahí entra en escena otro visionario, Steve Jobs, que antes de su soñado regreso a Apple años después, empiezo a tontear con el mundo de la animación por ordenador, algo que iba a revolucionar por completo la forma de hacer cine. Tras los avances de, precisamente, otra compañía de Lucas, Industrial Light & Magic, para dos pilares del cine moderno como Terminator 2 y Parque Jurásico, Jobs le encarga a Pixar su primera película larga de animación íntegra por ordenador, Toy Story. La película bate récords de taquilla en 1995 y las críticas no pueden ser más favorables. Se ha hecho Historia.

En 2006 la compañía fue adquirida por disney, quien fuera su más fiel distribuidora mundial hasta ese momento.

A partir de ese momento la compañía, que en 2006 sería ya adquirida por Disney (que siempre había sido su fiel distribuidora), se afana por entregar un nuevo largometraje cada dos años, de media, precedidos por una serie de cortos mágicos, que sirven o bien como laboratorio de ideas posteriores, o como spin-off de algunas de sus más célebres películas.

Basándose en Los siete samuráis, y en un año de dura competencia “bicheja” con su máximo rival -el Dreamworks Animation de Spielberg con Hormigaz– Pixar estrena , en 2008, Bichos: Una aventura en miniatura, donde se lanza a probar nuevas técnicas de encuadre en super panorámico, logrando un gran salto en cuanto a diseño de personajes y texturas semi-realistas.

Su primera secuela, a petición popular, llega en 1999. Toy Story 2 consigue el Globo de Oro a la Mejor Película de Comedia o Musical del Año en un año de durísima competencia (1999 es uno de los mejores años de Hollywood de todos los tiempos, con taquillazos como La amenaza fantasma, Matrix, El sexto sentido o Magnolia).

Monstruos S.A. es una de las películas más emblemáticas del estudio

Monstruos, S.A. inaugura en 2001 una de las nuevas franquicias de la compañía. Y en 2003, con Buscando a Nemo, un nuevo primer capítulo de una nueva saga, Pixar mueve sus fechas habituales de estreno de Navidad a Primavera. La película supone su éxito más rotundo hasta la fecha, ganando otra batalla, esta vez submarina, contra El espantatiburones.

Con Los increíbles, en 2004, Pixar vuelve momentáneamente a estrenos navideños (que no repetirá hasta 2015), y, una vez más, supone el primer capítulo de una nueva saga, esta vez con súper héroes trasnochados. Le da una oportunidad como director al genio de la animación Brad Bird, que enseguida se pasaría al cine de imagen real con Tomorrowland o Misión Imposible: Protocolo Fantasma (el cine de espías es su fuerte, ya que Los increíbles es un homenaje al cine de Bond de los 60).

En 2006 Pixar sufre su primer revés con la crítica. Cars parece que más una apuesta del estudio por vender coches de juguete que una buena película de animación. Con un diseño de producción y unos personajes demasiado parecidos al célebre corto del mago de la MGM Tex Avery, Cars es una película que no se puede situar a la altura de las grandes obras maestras que el estudio nos ha brindado hasta la fecha. Muchos culpan a Disney, que adquiere por fin la compañía, y se teme un relajo en sus tramas y grandes ideas para centrarse en poblar de productos de merchandising las estanterías de las Disney Stores de todo el planeta.

Ratatouille, wall-e y up vuelven a recuperar el brillo de pixar, después del descalabro de cars, una película que parecía pensada para la venta de merchandising.

Afortunadamente, nada más lejos de la realidad. Los temores eran infundados. Las siguientes tres películas del estudio -en 2007, 2008 y 2009, respectivamente- son obras originales a las que no “se les ve el plumero” de querer inaugurar una nueva franquicia por ninguna parte o sólo vender muñecos. Ratatouille, Wall-E y Up son estrenos seguidos cada uno mejor que el anterior, pues cuando piensas que Pixar ya te lo ha dado todo llega el año siguiente y te pasas más y más minutos de la nueva película con la carne de gallina, riendo sin parar y llorando como una Magdalena. Estamos ante una trilogía -podríamos llamarla de “toma de conciencia” o de “paso a la madurez”- con la que, si bien es cierto que no son las películas que más juguetes han vendido, sí que han entrado en el Olimpo del Cine Mayúsculo por la puerta grande.

Es hora de continuar con la película que dio origen y sentido a todo. Toy Story 3 se estrena en 2010 y supone un magnífico broche de oro para esta primera trilogía (habrá más) de Woody y Buzz Lightyear. Y al año siguiente, en 2011, le toca el turno a un nuevo capítulo de su saga menos querida, Cars 2 (que supone un nuevo descalabro crítico, pero un nuevo triunfo económico, sobre todo con los más pequeños de la casa).

De este modo, en 2012, Brave es la nueva apuesta del estudio por volver al cine de calidad, sin apoyarse en dos franquicias, con una historia del medievo, su primer gran personaje femenino protagonista, cuyo gran giro de trama afortunadamente no se revela en los tráilers.

Inside Out es, debido a su original guión, una de las mejores películas del estudio

En 2013, Monsters University es la secuela / precuela correctisima de uno de sus grandes éxitos. Y en 2015 se produce una nueva revelación. Si el cine de Pixar se basa en objetos o animales con sentimientos, ¿qué pasaría si los sentimientos tuvieran sentimientos? Del revés (Inside Out) no es sólo una película, es una forma de entenderte mejor y de ser consciente de que no tiene nada de malo sentirse triste de vez en cuando. Es otro hito cinematográfico y otra de esas películas de las que sales del cine distinto, renovado.

2015 es otro año de semi-descalabro con un nuevo estreno navideño de la compañía (error, la Navidad es “sólo” de los productos 100% Disney) pues El viaje de Arlo cuenta una historia de dinosaurios que ya contó mejor Don Bluth en En busca del valle encantado casi 30 años antes.

No pasa nada, en 2016 la secuela de Buscando a Nemo, Buscando a Dory, se coloca como la cinta animada de más éxito pulverizando todas las plusmarcas y es una de las mejores películas del año, con un guión y unos personajes que deberían estudiarse en las universidades (de cualquier especialidad). ¿Segundas partes nunca fueron buenas…? Por Dios…

¿Y a partir de ahora qué nos espera? Cuatro películas en el horno. Tres son secuelas: Toy Story 4, Cars 3 y Los increíbles 2. Y una original, Coco, basada en El Día de los Muertos de México, este desfile de Halloween latino que tan bien funcionó visual y cinematográficamente en 007 Spectre. Tenemos Pixar para rato, la fiesta no ha hecho más que empezar…

Artículo anteriorCanto desesperado de sirena: Lindsay Lohan lanza una indirecta a Disney para ser la nueva Ariel
Artículo siguiente¿Cuál es la peor temporada de American Horror Story para su creador?
Cinefilo 100%. Me encanta todo lo relacionado con el cine. Actriz Preferida: Meryl Streep Actor Favorito. Jonnhy Depp Director Favorito: Tim Burton