The Babysitter

Año: 2017 | Título original: The Babysitter | Dirección: McG | Producción: Netflix / Boies / Schiller Film Group / New Line Cinema / Wonderland Sound and Vision | Guión: Brian Duffield | Fotografía: Shane Hurlbut | Música: Photek | Reparto: Judah Lewis, Samara Weaving, Leslie Bibb, Bella Thorne, Robbie Amell, Hana Mae Lee, Emily Alyn Lind, Andrew Bachelor, Doug Haley, Chris Wylde, Samuel Gilbert, Jean Claude Leuyer, Jonathan Bray, Miles J. Harvey, Frederick Keeve, Zachary Alexander Rice, Mark Mammone | Género: Comedia. Terror | Duración: 85 minutos.

Netflix lo ha vuelto a hacer. ¿Traer otra gan película? No, ni mucho menos. Nos vuelve a traer otra propuesta que podía aspirar a más pero se queda en la orilla y no deja de ser una cinta pasable, que nos entretendrá un poco durante 80 minutos y que en pocas semanas olvidaremos. Esta vez lo hace junto con McG, conocido por dirigir Terminator: Salvation y Los Ángeles de Charlie. The Babysitter podemos afirmar que se parece más a esta segunda estéticamente.

Crítica de Fe de Etarras (2017): Sátira ágil y dinámica

La premisa me parecía muy interesante, una fumada que podría divertir y mucho. Tenemos a Cole, un joven “friki” en plenas puertas de la adolescencia, sobreprotegido por sus padres y teniendo una niñera cañón que cuida de él cuando sus padres se marchan a “arreglar” sus problemillas a un hotel. Hasta aquí todo normal, una chorrada como cualquier otra, pero todo cambia cuando Cole decide quedarse despierto por la noche para ver que hace su niñera cuando él duerme. Entonces, descubre que es parte de una especie de secta satánica que realiza sacrificios para poder cumplir sus deseos. Cole tendrá que “escapar” (entre muchas comillas) de su niñera y los demás miembros de la secta para poder salvar su vida en un festival de gore gratuito.

Apunta a ser divertida cuanto menos, y lo consigue, pero a medias. Los primeros minutos son de presentación de personajes y mostrarnos el vínculo entre Cole y su niñera, Bee. Sinceramente estaba deseando que pasaran para que llegara el gore, pero es algo entendible. Desde sus comienzos ya vemos la fuerte estética pop, e incluso de cómic podríamos decir, que tiene el filme. Nada desagradable y todo un acierto he de decir por parte de McG, pocas pegas tengo que ponerle en este campo a The Babysitter.

A partir del descubrimiento de Cole sobre su niñera podemos decir que empieza lo esperable, la cinta se convierte en una especie de Solo en casa donde el jovencito tendrá que intentar “escapar” de los villanos que atentan con su vida, y digo escapar por decir algo, porque vale que estar en peligro de muerte te haga hacer cosas estúpidas sin pensar, pero una cosa es esa y otra que te haga gilipollas total, desde luego a Cole oportunidades para escapar no le faltaron, te sobran dedos de las manos para contar las veces que pudo salir corriendo a alguna comisaría o donde fuera.

Aunque no es esto lo que más le pesa a la película en mi opinión, desde el principio no tenía muchas esperanzas en el guion, y venía con la idea de ver gore y mucho humor negro. Pero el problema es que ni el gore impresiona, ni el humor llega a ser muy efectivo. Tiene sus momentos en el que nos sacará alguna sonrisa pero es una película que perfectamente podemos ver haciendo otra cosa, nos dará una o dos muertes, a lo sumo, interesantes y por lo demás simplemente veremos como su duración se va consumiendo.

En conclusión, The Babysitter es una película pasable, que divierte por momentos, pero no lo suficiente, más teniendo en cuenta el abandono total de guion que realiza. Aun así, sinceramente la recomendaría para una tarde de aburrimiento donde no queramos machacarnos viendo un filme que nos pueda aportar mucho más intelectualmente, no es la peor cinta de Netflix ni mucho menos.

PD: El póster mola muchísimo, eso sí.

Reseña Panorama
The Babysitter
5
Artículo anteriorStranger Things: Tráiler final de la Segunda Temporada
Artículo siguientePodcast Cinéfilos Frustrados: Especial Sitges 2017
Amante del cine desde chiquitito. Llevé el anillo único al Monte del Destino en 2 días, elegí la pastilla verde en Matrix, vi que había dentro del maletín de Pulp Fiction y soy el octavo samurái encubierto.