Año: 2016 | Título original: Personal Shopper | Dirección: Olivier Assayas | Producción: Arte France Cinéma / CG Cinéma / Poisson Rouge Pictures | Guión: Olivier Assayas | Fotografía: Yorick Lesaux | Reparto:  Kristen Stewart, Lars Eidinger, Nora von Waldstätten, Anders Danielsen Lie, Pamela Betsy Cooper, Sigrid Bouaziz, David Bowles, Ty Olwin, Leo Haidar, Benoit Peverelli, Fabrice Reeves, Abigail Millar | Género: Terror. Drama. Fantástico | Duración: 105 minutos.

Desde Francia con amor nos llega Personal Shopper, la última obra de Olivier Assayas, uno de los mayores exponentes del cine francés actual. Ganadora del Premio a Mejor Director en el Festival de Cannes del año pasado —junto con Cristian Mungio por Los exámenes— y protagonizada por Kristen Stewart.

Sabiendo todo esto, tenemos una película de lo más inclasificable, que usa el terror psicológico como centro pero divaga entre el thriller y el drama. Desde luego, me costó un poco hacerme a su ritmo, más aun cuando la cinta se dividía en dos tramas, a priori incompatibles: el espiritismo de la protagonista en espera de la aparición de su hermano frente a su insatisfacción laboral como compradora personal y que da título al filme, trabajo que el propio director catalogó de estúpido.

Pero esta dualidad en la trama se va combinando lentamente, quizás demasiado, y Assayas consigue juntar ambas tramas, aprovechando además para dejar su crítica a la materialista sociedad actual y también al uso de las tecnologías, que es utilizado como “puente” de comunicación con el más allá.

personal shopper 01

Todo comienza a tener sentido y entiendes porque el director usa el terror para contar una historia que claramente es un drama de superación. La superación de la pérdida de un ser querido y el afán de superarse como persona, en un trabajo que la protagonista considera inútil y en el que siempre será una total desconocida, esto se ve sobre todo en las criticadas secuencias de intercambios de mensajes, que es verdad que no duran poco tiempo, pero lo considero el necesario y es donde la protagonista se descubre ante nosotros (a través del receptor de mensajes lógicamente) como persona.

Porque Personal Shopper es un soplo de aire fresco en el cine de fantasmas, que aunque que no llega en su momento de máximo apogeo es algo que siempre se agradece. De hecho me cuesta un poco decir que esta película es de terror al uso, porque bebe de tantos géneros que es dificir clasificarla en uno solo.

La dirección de Assayas es magistral, como viene siendo normal en toda su filmografía y en Personal Shopper no podía ser menos. Esto sumado a la interpretación de Kristen Stewart —desecha totalmente de su etiqueta de la mala actriz por protagonizar la saga Crepúsculoson los mayores estandartes de la cinta.

personal shopper 01

El argumento no me ha dejado desagradado para nada, pero bien es cierto que como comentaba al principio divaga en demasía en algunos momentos y parece que le cuesta encontrar el camino para seguir avanzando en la trama. Aun con esto nos deja un final sorprendete y que personalmente me ha encantado, y cuando digo final me refiero a la secuencia final, un giro argumental que quizás cueste pillar un poco pero que se venía avisando desde los compases iniciales de la película.

Como último punto me gustaría mencionar las referencias a autores reales para dar más trasfondo al guion, como la pintora Hilma af Klint o el escritor Víctor Hugo, que al menos me ha hecho aprender un poco más sobre el arte abstracto gracias al descubrimiento de Hilma, y se agradece.

Aunque está claro que no es una película muy recomendable para el gran público, a mi me ha dejado un buen sabor de boca y se la recomendaría a todo aquel amante del terror psicológico o cine de fantasmas que quiera ver “algo distinto”.

Advertisements
Reseña Panorama
Personal Shopper
7.2
Compartir
Artículo anteriorTráiler de Black Lightning, la nueva serie de CW sobre DC Comics
Artículo siguiente¡Tom Hardy será Venom!
Amante del cine desde chiquitito. Llevé el anillo único al Monte del Destino en 2 días, elegí la pastilla verde en Matrix, vi que había dentro del maletín de Pulp Fiction y soy el octavo samurái encubierto.