Crítica de The Expanse (2019): Como Mary Poppins

the expanse 4

Llega a Amazon Prime la gran serie de ciencia ficción actual, ¿fans de Battlestar Galactica? Regocijaos, The Expanse lo da todo en una 4ª temporada memorable.

Supongo que llega un momento en el que una serie se democratiza y, de algún modo, encuentra su lugar; en el instante que ocurre esto es básicamente irrelevante intentar dar una opinión minimamente distintiva cada vez que se estrena una temporada; pues se encuentra en la línea de lo anterior, y como diría Santiago Segura allá por 2007, sabías a lo que venías. También es muy común encontrarte con amigos que te dicen “en la temporada 5 es muy buena”; sin tener estos en cuenta que para disfrutar de esa hipotética tanda de episodios antes has de caminar por el desierto durante 40 años. The Expanse arranca su etapa en Amazon y lo hace quitándose definitivamente los complejos; arrasa con todo y nos entrega una temporada como Mary Poppins, prácticamente perfecta.

Amazon rescata la serie del ostracismo, la pone en primera plana, que es justo lo que necesitaba, y tras ver esta temporada 4, lo que merecía. Asume su condición de sci-fi b, la lleva con orgullo, y la pasea en cada diálogo, corte o escena de acción; esa condición, esa etiqueta, tiene en su haber productos que han terminado por dar con la tecla, con la sinfonía perfecta que es, cuando se alcanza, la hard sci-fi.

Un contexto futurista para hablarnos de nuestros días, de las cosas más mundanas, y de los problemas más complejos. Y que al igual que hizo en su día la mejor serie de ciencia ficción de todos los tiempos, mejora a cada capítulo que pasa; y que, tras una primera temporada correcta, una segunda interesante, y una tercera grande; alcanza por fin su potencial en esta 4ª temporada, y nos entrega una de las mejores series que se pueden ver hoy día en cualquier plataforma.

CRÍTICA “THE MAN IN THE HIGH CASTLE” 4ª TEMPORADA

Reseña Panorama
The Expanse, 4ª Temporada
8.5
Soy un tipo optimista, aunque todo pueda salir mal, que lo hará, nunca pierdo el optimismo. Si tengo que decir las tres cosas que más me definen; primero y más importante, las hamburguesas me gustan sin pepinillo; segundo, los palillos redondos, nunca planos; y tercero, mi madre dice que soy el hijo perdido de Jack Burton... y que nací en Ciudad Esmeralda.