Crítica de Perry Mason (2020) (1ªT) [HBO]: No lo sabíamos, pero te necesitábamos

Título original: Perry Mason | Año: 2020 | Dirección: Tim Van Patten, Deniz Gamze Ergüven | Producción: Dwight Street Book Club,  Inflatable Moose Inc., Team Downey | Género: Crime | Duración: Ocho episodios

Perry Mason

Perry Mason es como HBO, renueva a un personaje que no sabíamos que necesitábamos de vuelta. Más joven pero con un pasado oscuro que lo atormenta, Mason se enfrenta a un necesario cambio de vida para poder defender a una mujer destruida por un crimen y por la sociedad.

Creo que si nos sentáramos a hacer una lista de personajes o programas de televisión con más posibilidades de ser readaptados en una serie, Perry Mason no estaría en esa lista. Las novelas de Erle Stanley Gardner probablemente no sean muy populares hoy en día, y el programa realizado en los años sesenta hace tiempo que está olvidado. Incluso las veces que apareció de vuelta en la TV no fueron tan populares en su día. Entonces, ¿por qué traerlo de vuelta?

Ver más de nuestras críticas de películas y series de HBO

Hay una fórmula establecida en el fondo de Perry Mason de HBO. Y no tiene que ver con las reglas del cine noir, ni con el género policíaco. Tiene que ver con personajes convincentes atrapados en un guión sorprendente. Y si se consigue eso desde el principio, el éxito está casi garantizado.

Sin embargo, hay un giro. Nunca hemos visto a este Mason. Es más joven, pero pesimista. Atrás quedaron los días en que el apuesto abogado podía convencer a todos de sus argumentos. Mejor dicho, esos días aún no han pasado. Esta es una nueva versión del entrañable hombre que conquistó la televisión durante los años sesenta.

Mientras el resto de Estados Unidos se recupera de la Gran Depresión, Los Ángeles prospera. Durante los años treinta, Los Ángeles se ha convertido en un centro de corrupción, entretenimiento y libertad. Mason (Matthew Rhys) es un investigador privado que trabaja para un abogado de alto nivel. Por la noche, bebe hasta quedarse dormido.

Cuando un caso de alto perfil relacionado con el secuestro de un niño se convierte en el centro de atención de la ciudad, Mason se propone resolver el misterio que involucra a la familia del bebé. Se les acusa del crimen, y más concretamente a la madre del bebé. Pero Mason puede ver más allá.

Una religión organizada, un departamento de policía corrupto y una mente muy curiosa, son los ingredientes principales de una trama sorprendente y relevante. No se trata de un crimen a resolver. Hay que hacer justicia, pero los autores no son los que uno piensa. Mason se convierte en algo más que una pieza lateral del rompecabezas, y así nace el personaje en el que siempre has pensado al escuchar ese nombre.

Perry Mason, en su primera temporada, se centra principalmente en un personaje. Al menos, los primeros episodios lo consideran un hombre que ha sido víctima de sí mismo, y del sistema en el que no cree. De hecho, al principio se podría pensar que la serie tiene el formato de una antología, presentando un caso diferente a medida que avanza. Pero la trama principal es un reflejo de los tiempos que corren. Tiempos en los que el poder estaba en manos de quienes no consideraban necesariamente la igualdad como algo normal. El horrible crimen del bebé es un efecto directo de la corrupción desquiciada, de un sistema que prefería acusar a una mujer infiel que reevaluar las posiciones de poder sólo porque la religión estaba implicada. Así la serie se convierte en un espectáculo sobre un hecho, y no sobre un hombre.

En este escenario, el espectáculo se desarrolla y Mason se convierte en un emocionalmente inteligente buscador de la verdad. Tiene defectos, está afectado. Su familia le ha abandonado y está absolutamente desesperado. La energía que le queda se fija en aplicar la justicia en una sala llena de opuestos, violentos o no.

El método de narración de HBO no tiene límites. Su control sobre el producto es hipnotizante. El hermoso diseño de producción de la serie es un personaje en sí mismo, y sin embargo no esconden la naturaleza truculenta del crimen. Es curioso, pero no es frecuente que reconozcamos que hace un siglo los crímenes eran tan violentos y espeluznantes como hoy. En Perry Mason, algunas escenas son realmente difíciles de ver.

Así que Perry Mason entró en la lista y fue readaptada. No era una apuesta segura y, sin embargo, el éxito es rotundo. Algunas probabilidades pueden equilibrarse a tu favor si eres un productor inteligente, y hay mucho de esto en la serie. Ya sea con personajes nuevos o con aquellos que han sido olvidados durante mucho tiempo, las buenas historias siempre importan. Y Perry Mason es un ejemplo increíble.

Reseña Panorama
Perry Mason
9