Crítica de Narcos, Tercera Temporada: Darwin Dice

Narcos 3 Cali

El 1 de septiembre se estrena en Netflix la tercera temporada de Narcos, en Cinéfilos Frustrados hemos podido echarle un vistazo y estas son nuestras impresiones.

Con la desaparición de Pablo Escobar en Narcos se abrían nuevos frentes al finalizar la temporada anterior y sobre todo, nuevas preguntas. Preguntas por parte de los espectadores; ¿y ahora qué? ¿de qué irá la serie a partir de ahora? ¿aguantará la pérdida de Escobar? ¿mantendrá la calidad dado que pierde su principal valor?

Para empezar la figura protagonista no es la misma, ni en un bando ni en otro. Pablo Escobar desaparece del bando de los Narcos, y Steve Murphy desaparece del bando de los que están del lado de la ley. El lugar de Escobar lo toma el cartel de Cali, y el hueco de Murphy es cubierto por Javier Peña; este además pasa a ser el narrador testigo de la serie. La voz de Steve desaparece y Peña asume su función, narrando todo lo que vamos viendo.

El principal temor que se podía tener era la pérdida de una figura tan epatante y la no sustitución de esta por otra de igual calado; esto era imposible, los creadores lo saben, lo aceptan, y juegan con ello. ¿Recuerdan aquello que Aaron Sorkin ponía en boca de Brad Pitt en Moneyball? ¿Hay algún jugador tan bueno en el mercado como el que acabamos de perder? No. Por tanto, para hacer los números de este jugador no hay que intentar buscar otro que los haga, hay que buscar varios que hagan lo que este hacía sólo; en este caso la figura de Pablo Escobar es sustituida por los tres socios que forman el cartel de Cali; fracturando la narración en tres partes donde antes sólo había una, además de una cuarta algo menos relevante…

Esto es una desventaja porque pierdes la presencia de un personaje icónico; pero una ventaja porque en tres personajes hay más matices que en uno y porque no necesitas personajes bisagra para generar conflictos en la trama puesto que tienes tres personajes en una misma situación con distintos enfoques.

Narcos mantiene el ritmo, mantiene el interés y mantiene el pulso en su tercera temporada

En términos estrictamente estéticos nos encontramos con que la serie decide mantener parte de su esencia en las texturas, pero dando prioridad a otros colores que antes apenas tenían presencia; si antes el verde de la selva, por ejemplo, era un color muy presente, marcando ese carácter animal de Escobar, esa persona que podía hacer cualquier cosa en cualquier momento, ahora nos encontramos con que ese color ha desaparecido en pos de un gris muy vivo, algo que refleja esa diferencia, gente más civilizada, más aburguesada en definitiva; pero a su vez manteniendo esa esencia quemada y sudorosa de lo más profundo de Colombia.

La serie también gana en lo que a personajes secundarios se refiere, los encarnados por Javier Cámara o Miguel Ángel Silvestre son un ejemplo de ello, ambos por cierto con poca relevancia en los primeros dos episodios, pero que a partir del tercero, casi centrado en ellos, pesan en la trama; pero quería resaltar especialmente a un personaje que se nos presenta en el primer capítulo y que trata de dejar su trabajo en el cartel, pero no puede; y hasta ahí puedo leer, un arco de personaje realmente interesante.

Narcos aguanta el ritmo, mantiene el interés y sostiene el pulso en este tercera temporada que se muestra como la primera sin Pablo Escobar y pone de manifiesto que se puede continuar a gran nivel sin depender de una figura tan relevante.

ESTRENOS DE HBO ESPAÑA EN SEPTIEMBRE

Reseña Panorama
Narcos
7,5
Soy un tipo optimista, aunque todo pueda salir mal, que lo hará, nunca pierdo el optimismo. Si tengo que decir las tres cosas que más me definen; primero y más importante, las hamburguesas me gustan sin pepinillo; segundo, los palillos redondos, nunca planos; y tercero, mi madre dice que soy el hijo perdido de Jack Burton... y que nací en Ciudad Esmeralda.