Los Hijos de Sam

Los Hijos de Sam: Un Descenso a los Infiernos es la propuesta de Netflix en el mundo de true crime que se sale del molde. Ya sabemos qué ocurrió en 1976 cuando David Berkowitz fue capturado. El mundo descansó después. Pero Maury Terry observó un extraño patrón que aportaba un sentido siniestro a los horribles crímenes del Hijo de Sam. Esta es la historia de lo que se descubrió.

Ver más de nuestras críticas de películas y series de Netflix

Durante el verano de 1976, Nueva York se vio azotada por una serie de asesinatos que tomaron a la ciudad por sorpresa. La ciudad ya era famosa por ser un concentrador de crímenes y violencia. Cuando los cadáveres empezaron a aparecer con un patrón aleatorio, la policía estaba desesperada por atrapar al culpable. Esto se intensificó cuando empezaron a aparecer cartas del autor en algunos periódicos. El espectáculo estaba en su apogeo.

Los Hijos de Sam (02)
© Netflix

No fue hasta que el mismísimo Hijo de Sam, David Berkowitz, fue atrapado, que la gente comenzó a descansar. Ahora el show estaba en manos de detectives y políticos que utilizaron a Berkowitz como una exhibición de pura maldad. La condena fue instantánea y la ciudad de Nueva York descansó.

Sin embargo, con el paso del tiempo, un periodista convertido en investigador privado llamado Maury Terry, pensó diferente. En su opinión, había algo más que una simple serie de disparos. Sus descubrimientos fueron controversial, y fue su trabajo el que inspiró a Netflix a abordar su próxima docuserie de true crime. Los Hijos de Sam: Un Descenso a los Infiernos es su nombre y es esa serie que probablemente querrás ver con las luces encendidas.

Los Hijos de Sam (03)
© Netflix

Mientras se analizaban rápidamente los actos de Berkowitz, Terry vio más allá de las pruebas risibles que utilizó la policía. Su visión era de una naturaleza mucho más oscura, una que implicaba una consideración perturbadora de “pánico satánico”. Terry comenzó a investigar los miembros podridos de una estructura que nadie había visto como relevante.

Siempre se enfrentó a los que remarcaban creencias diferentes a las suyas y es admirable cómo siguió haciéndolo hasta el final. La serie nos lleva a través de un horrible viaje de sospechas que no necesariamente redime a Berkowitz. Estamos seguros de que era culpable. Pero parece que no fue el único, y Terry hizo un gran caso con esto.

“Si una docuserie me hace creer durante un tiempo en la teoría de un hombre, entonces ha funcionado un argumento convincente”.

Sin embargo, la gente se sentía segura bajo un departamento de policía corrupto. La incursión de Terry en el difícil territorio de los cultos, las prácticas satánicas y otros derivados del mal, sólo fue objeto de burla por parte de todos. Tristemente, sigue siendo un tema de controversia.

Esta es una visita inevitable a un lugar muy oscuro y posible. La serie va más allá de lo que fue el Verano de Sam y se centra en el hecho de que la policía puede estar equivocada y lo sabe. El tono es insistente y acaba por estancar la serie un poco con esta necesidad de resaltar que a veces son unos idiotas.

Los Hijos de Sam (01)
© Netflix

No es hasta que el propio Berkowitz se pone delante de Terry que las cosas vuelven a ser bastante interesantes. El análisis de Terry se materializa en la serie y nosotros, como espectadores, pasamos a formar parte de esta teoría que hiela la sangre: los monstruos siguen ahí fuera. Se hace un poco largo, pero Netflix parece seguir un molde. Afortunadamente, en el caso de esta serie, no hay una sensación de metraje o testimonios innecesarios.

Los Hijos de Sam CARTEL
© Netflix

Quizá Berkowitz no actuó solo. Tal vez lo hizo. Si una docuserie me hace creer durante un tiempo en la teoría de un hombre, entonces ha funcionado un argumento convincente. Con este documental parece que debemos considerar que Maury Terry posiblemente tenga razón en sus opiniones.

¿Qué puedo decir? Esta vez creo que tenemos que considerar el hecho de que los de arriba se equivocaron. Nada da más miedo que esto.

Ver más como Los Hijos de Sam: Un Descenso a los Infiernos en Netflix

Reseña Panorama
'The Sons of Sam: A Descent into Darkness' (2021)
7
Artículo anteriorCrítica de Reyes De La Noche (2021): Buenas Noches Y Saludos Cordiales
Artículo siguienteCrítica de Valhalla Rising (2009): Más vale tarde que nunca