El Camino, la nueva película de Netflix que nos trae de vuelta el universo de Breaking Bad y el personaje de Jesse Pinkman, acaba de llegar a la plataforma envuelta entre una gran expectación.

El Camino, una película de Breaking Bad. Así nos ha presentado Netflix esta historia que, en alrededor de dos horas, nos cuenta cómo continuó la historia para Jesse Pinkman tras ser liberado por Walter White y abandonar el lugar en el mítico coche americano que da nombre a la película.

El Camino 2

El Camino está disponible ya en el catálogo de Netflix

El personaje encarnado por Aaron Paul siempre contó con una legión de fans y lo cierto es que el actor ha conseguido siempre dotar al personaje de una credibilidad y una profundidad sorprendentes. Se trata de un personaje con el que resulta casi inevitable empatizar, incluso en los momentos en los que se comporta como un verdadero criminal. En esta película nos encontramos a un Jesse Pinkman huyendo de la justicia y buscando, en un doble sentido muy evidente con el título, su camino.

Voy a intentar comentar los aspectos más importantes de la película sin hacer ningún spoiler y mencionando el menor número de detalles posible, algo que creo que será realmente complicado. Por descontado la película exige que hayamos visto la serie y que recordemos muchas cosas, aunque nos hace un pequeño resumen al inicio y nos pone en situación a través de flashbacks en varias ocasiones.

Hay algo muy importante que me gustaría destacar desde el principio: El Camino no es un viaje de redención. La redención es algo que está descartado para Jesse, una realidad que se establece desde el principio de la película, en uno de los mencionados flashbacks. No cabe esperar ver al personaje tratando de deshacer lo que ha hecho mal o de arreglar algo que está estropeado. No: a todo lo que puede aspirar Pinkman, si tiene mucha suerte, es a un nuevo comienzo. Y eso es lo que el personaje busca constantemente: una forma de huir de su pasado y empezar de nuevo.

El Camino

La película, que tiene un ritmo muy bueno y una narrativa adictiva y totalmente acorde al tono de la serie original, nos obsequia el regreso de algunos personajes de la serie, pero ninguno de ellos llega a tener peso suficiente en la película para ni tan siquiera compartir méritos con Aaron Paul en lo que a llevar la película se refiere. Y es que el actor está aquí mejor que nunca.

No soy un gran fan de Aaron, pero debo reconocer que en El Camino lleva sobre sus hombros todo el peso de una película que acaba siendo muy disfrutable y que, lejos de ser solo un ejercicio de nostalgia, El Camino realmente tiene una historia que contar, y lo hace muy bien.

Vince Gilligan y su equipo han optado por darle al film una estructura similar a la que habría tenido un capítulo de la serie que durase dos horas y eso es algo que todos los fans de la serie apreciaran.

Por supuesto, El Camino no es una película que vaya a llevarse premios ni notas desmesuradas en la crítica. Los fans de la serie la aceptarán con cariño y lo cierto es que es una buena película. Sin más, pero tampoco menos. Por último, no quisiera terminar el artículo sin hacer mención a la participación de Robert Forster, veterano y reconocido actor que nos dejó hace solo unos días a la edad de 78 años.

Ha llegado el momento de emprender El Camino ¿Hacia dónde?

Advertisements