American Gods, la serie basada en la novela homónima de Neil Gaiman, ha sabido engatusar al espectador paciente que se deleita ante un buen producto cocinado sin prisa pero sin pausa. Esta madrugada llegaba el esperado final de su primera temporada, con una incognita evidente por despejar.

Starz había dado en el clavo, una serie hecha con mimo, con un efecto visual indiscutible y una de esas historias que avanzaban con paso firme y seguro. Capítulo a capítulo los fans de American Gods tenían la sensación de que la trama avanzaba, pero sin saber hacia donde. De hecho el tono general de este sentimiento lo resumía bastante bien un espectador en un foro de cuyo nombre no quiero acordarme:

“Tengo la sensación de que siempre me están contando cosas, cosas que me interesan, aunque no lo parezca. Que se yo, aún así me encantan este tipo de historias…”

Sin embargo, Bryan Fuller y Michael Green han decidido dejarnos con la miel en los labios, y frenar el paso justo antes de uno de los momentos claves de la novela.

American Gods renovada para una 2º temporada

SPOILERS

Y es que la gran revelación de la temporada no ha sido otra que un secreto a voces…. ¡¡Ohhh Wednesday es Odín!! ¿Enserio? ¡Nadie lo esperábamos!

¿Y dónde está el problema? Se  supone que nos han dado un momento épico, uno de esos a recordar con discurso y etc… El problema recae en que si nos guiamos por la historia original apenas 100 páginas después tiene lugar lo que todos esperábamos: la gran guerra para la que Miércoles ha estado reclutando deidades en su bando.

¿Y por qué me siento “así”? Pues porque joooo, ahora voy a tener que esperar como mínimo un año para poder ver el becerro de oro (ojo que bíblica me he puesto). Y es que lo peor de todo es que estábamos sobre aviso.

Fuller ya advirtió que que la escena en sí no aparecería, por lo menos en esta temporada. Debido a una reestructuración  de episodios, el presupuesto que habría ido hacia la secuencia de la Casa en la Roca tuvo que ser reorientado para simplificar la narración del programa.

Lo mejor y lo peor de 2016

Así que no cunda el pánico, American Gods apenas ha consumido 100 de las 541 páginas de la novela. Así que la fidelidad al libro por el momento parece estar a salvo.

En fín, me voy a sacrificar un cordero y encender 4 menorah mientras twitteo un par de gifs y me bebo una coca-cola. A ver si así la segunda temporada llega antes de lo esperado.

 

Advertisements