Filmin estrena The Bisexual, la dramedia originaría de Hulu. La serie más allá de caer en los estereotipos típicos del género, ahonda en el inconsciente del no pertenecer a unos ni a otros.

Tan solo 6 episodios de 30 minutos de duración necesita Desiree Akhavan para trazar una historia completa de desamor propio, búsqueda del yo, y tabúes varios. La actriz, guionista, directora y creadora se marca un todo en uno en The Bisexual.

Los temas son muchos y diversos. La ratificación de la identidad, las relaciones dispares (géneros, edades), la hipocresía social entre los que son ajenos a “X” colectivo, pero también de los que forman parte de él, la masa borrega, la sororidad, el miedo al compromiso e incluso saca tiempo para  poner encima de la mesa subtemas tales como la decisión de una mujer de ser madre soltera.

Podría parecer que es demasiada materia, para tan poco tiempo, pero Akhavan logra hilar la historia de una forma natural, casi con ramificaciones.

the bisexual

Y es que las aventuras (y desventuras) de una lesbiana, reconvertida a bisexual… que ha tenido que construir su identidad en torno a las dificultades de ser gay en una familia iraní, dan para mucho. Leila nos ayuda a ver que no porque algo cueste, tiene porque valer, que el ser humano es una constante de cambios, y sobretodo a valorar a los que caminan por la delgada línea roja.

El humor ayuda a aligerar la densidad y conato de los temas. Deja que todos los puntos de vista queden visibles, los relaja, alivia cuando es necesario y ayuda a que la conciencia de cada uno no se escandalice en determinados temas.

El sexo, es otro de los pilares fundamentales, y lejos de resultar soez, o sucio  está filmado con gusto, que no con reparo. Es lo que es, y no puede ser otra cosa, pero en ningún momento se siente como vulgar, o injustificado.

Mención especial merece la integración de los créditos iniciales en la escena. Que siempre sorprenden.

Podemos notar ciertos toques a los Girls, donde participó su creadora… pero en opinión de una servidora, The Bisexual es bastante más realista y consciente. Retrata al millenial, no lo idealiza ni retracta.

 

La gran virtud de The Bisexsual radica en su forma de contar las cosas; pues no juzga, no pretende darte una moralina… ella te cuenta, te atrapa, te enmaraña en la vida de Leila y cia… y ¿sabes qué lector? Que como en las buenas charlas, sin quererlo y con buenos argumentos te hace ponerte en la piel del otro, plantea prismas y puntos de vista diferentes a los que el espectador pueda tener, y al final… sigilosa y furtiva cambia tu visión.

Crítica de Press (2019): ¡Paren las rotativas!

Advertisements