Cliff Walkers AKA Impasse es la última cinta de uno de los directores chinos con más renombre en el panorama cinematográfico internacional, Zhang Yimou

Cliff Walkers que se ha exhibido este 2021 en el Festival de Cine de Sitges es la segunda película de su director que ha llegado a España este año. Comparte ese honor junto a Un segundo (One Second) un relato que toma lugar durante la Revolución cultural china en la que un convicto cruzará caminos con una vagabunda, todo ello bajo un ambiente muy cinéfilo. Si bien esta no es la película que aquí nos compete, sí que dista mucho de Cliff Walkers en temática y tono.

Ambientada en la década de 1930 en Manchukuo —conocida como Manchuria internacionalmente—, la historia sigue a 4 espías chinos encargados de investigar los experimentos llevados en este área por parte de las marionetas controladas por los japoneses. Traiciones, giros y subtramas que harán las delicias de los amantes del subgénero de espías.

Cliff Walkers

Todo inicia con la llegada bajo la fría luz de luna de los 4 espías encargados de la misión. 4 paracaídas en un denso mar de árboles teñidos de blanco, un blanco-azulado saturado emulando la nocturnidad y una rápida y fría presentación de nuestros personajes bajo primeros planos. La misma apertura de la película ya hace que se intuya quien es el probable responsable de firmar la cinta, un director que cuida como nadie la fotografía de todos sus trabajos —no es por nada, pero él comenzó como director de fotografía— y que se entiende a la perfección con Zhao Xaioding, responsable de la fotografía de la película y con quien ya ha trabajado en 11 películas con Zhang Yimou.

Zhang Yimou: 5 de sus mejores películas

La espectacularidad del inicio de la película da continuación a las primeras bases del entramado del guion, dándose pequeñas pinceladas de los objetivos de cada bando. Estas bases irán creciendo paulatinamente conforme avanza la cinta, la cual pasa de los escenarios abiertos a espacios más pequeños como trenes, edificios o las laberínticas calles de una ciudad. Estos cambios de localización no solo tienen objetivos decorativos o de ubicación sino que también tienen implicaciones narrativas que acompañan al enrevesado construido con el guion y mediante la diversidad de personajes —a veces cuesta saber quién es quién—.

La construcción de la película se va complicando a la vez que agrega componentes que pueden ser desorientativos más que aportar situaciones de interés a la trama. Elementos clásicos como dobles agentes, traiciones, topos… son usados por Yongxian Quan —quien firma el guion— para hacer más jugosa la trama, pecando en el enrevesamiento de la misma y que si no se está atento puede llevar a complicaciones a la hora de saber qué está pasando. Aun así todo desemboca en buen puerto, terminando con un final limpio y claro y que puede no ser del agrado de todos.

Cliff Walkers

Por otro lado, algo que hace bien Cliff Walkers es no dejar el bando enemigo a otra nación, sino que la misma interpretación de los «malos» recae en gente de la misma nación que los protagonistas. Si bien son marionetas del Japón Imperialista, la representación recae sobre personajes chinos. Recordemos que Manchukuo era un estado títere de Japón y que aquí se formaría el Escuadrón 731, un programa de investigación biológica que dejaría los experimentos en humanos de Josef Mengele a la altura del betún. Sin embargo, la cinta tiene claros tintes comunistas, que se puede entender por el varapalo que recibió su anterior película Un segundo, que se vio censurada gravemente por las autoridades chinas, teniendo que retrasarse su estreno a nivel mundial. Así que, qué mejor forma de agradar a dichos censores más que abogando por las ideologías de Mao Tse Tung. Pudiendo dar así rienda suelta a la vena artística de Yimou.

En definitiva, Cliff Walkers es una cinta que por su forma puede recordar a thrillers clásicos de espías, siendo apasionante y elegante por momentos. Dibujada bajo un lienzo blanco como la nieve y con trazos muy cuidados, Yimou no defrauda en el aspecto visual, aunque sí que puede pecar en la guionización de la historia en la que cualquier despiste puede hacerte perder el hilo conductor de la misma. Por lo que en sí, la película es muy disfrutable y digna de verse en pantalla grande y en salas bien acondicionadas.

Reseña Panorama
Cliff Walkers [Impasse]
8
Artículo anterior54 Festival de Sitges (2021): 15 de octubre
Artículo siguiente54 Festival de Sitges (2021): 16 de octubre
Visión a 24 fotogramas por segundo, amante del cine fantástico y de ojos rasgados. Tengo en propiedad Xanadu, así como también tengo Manderley. Además de ser un ferviente seguidor de las escrituras del Libro Rojo de la Frontera del Oeste.