The Shrink Next Door es la nueva apuesta de Apple TV+; con Paul Rudd y Will Ferrell al frente, habla de la tortuosa e inusual relación entre un psiquiatra y su paciente. Basada en una historia real.

The Shrink Next Door nos relata a través de 8 episodios la esperpéntica convivencia entre Ike, personaje interpretado por Paul Rudd, psiquiatra conocido por serlo de rostros conocidos en la comunidad judía, y Marty, personaje interpretado por Will Ferrell, empresario de la industria textil con una vida muy poco saludable.

the shrink next door

Michael Showalter y Jesse Peretz, realizadores de Wet Hot American Summer o Girls, respectivamente y entre otras; se colocan aquí detrás de las cámaras para dar vida a un guion escrito por Georgia Pritchett y basado en el podcast más escuchado en EEUU en todo 2019.

Supongo que acercarse a la historia conociendo únicamente el punto de partida llegados a este punto puede causar desazón; «la enésima serie de psiquiatra y paciente, bla, bla, bla…». No te engañes, eso no es más que la entrada a un mundo absolutamente desquiciado, irracional, incomprensible o surreal en el que una vez finalizado cada uno de los 8 episodios irás inmediatamente a tu ordenador a sorprenderte de nuevo al comprobar que lo ocurrido en pantalla es irremediablemente cierto.

Sin entrar en spoilers, y por hacer un símil con algo ya estrenado; no esperes un Doctor Portuondo, no aguardes el nuevo refrito perpetrado por un fan irredento del cancelado Woody Allen; esto se sitúa deliberadamente en el terreno resbaladizo de la temática documental de las sectas; el tono dispuestamente cómico deja la ventana abierta a la tragedia y al más absoluto drama de un modo subversivamente devastador.

the shrink next door

La historia arrasa paulatinamente con todo; mas teniendo una progresión estructural canónica, acaba por entrar como un elefante en una cacharrería y demostrar que el ser humano siempre puede ser un poquito más miserable; siempre puede dar un paso más allá de la línea, y darle al arte la oportunidad de contruir con ello un relato genuino y demoledor.

Si bien, lo negativo de The Shrink Next Door es que su paso a la pantalla no eleva el material previo; no es capaz de impulsar el material de partida más allá de sus propios límites impuestos por la realidad; únicamente la presencia de Rudd y Ferrell hace que la serie alcance algo parecido a su potencial. El tratamiento pide a gritos algo más de disrupción en la narrativa, en la puesta en escena; y, sin embargo, prefiere no correr riesgos y abrazar con ello una vocación más normativa. Una lástima porque, con el talento invertido, el material del que se parte, había buenos ingredientes para acercarse un poco a la cocina de vanguardia.

Reseña Panorama
The Shrink Next Door
6,5
Artículo anteriorRepaso a la taquilla: ¿Eternals a medio gas?
Artículo siguienteCrítica de ‘Way Down’ (2021): ¿más atracos?, ¿en serio?
Soy un tipo optimista, aunque todo pueda salir mal, que lo hará, nunca pierdo el optimismo. Si tengo que decir las tres cosas que más me definen; primero y más importante, las hamburguesas me gustan sin pepinillo; segundo, los palillos redondos, nunca planos; y tercero, mi madre dice que soy el hijo perdido de Jack Burton... y que nací en Ciudad Esmeralda.