Para muchos la espera ha sido larga, pero finalmente ÉLITE regresa, y para ello Las Encinas se viste de gala, o de prisión represora según se mire.

Puedes ver la quinta temporada de ÉLITE aquí

Este viernes, 8 de Abril ÉLITE regresa a la «parrilla televisiva» con una nueva temporada compuesta por 8 capítulos, que como siempre estarán cargados de mucho cliché, mucha gente guapa, drogas, modelitos imposibles, salseos por doquier, y todo aquello que la serie viene ofreciendo desde que se estrenó allá por el 2018, y desde entonces la serie, pandemia mediante, no ha fallado ni un solo año a la cita con los fans.

Ya hemos dicho que la serie sigue siendo lo que siempre fue, y hasta cierto punto siempre quedará como la serie adolescente patria que para muchos fuera Física y Química, y para los más «experimentados» en aquello de vivir, lo fue Compañeros. Con ello no pretendo desprestigiar a este tipo de ficciones, pero amigo a estas alturas no vengamos a pedirle peras al olmo, y aunque producciones más recientes como Euphoria nos hayan malacostumbrado, es difícil que esta sea la tónica dominante.

Ahora bien, que vamos a encontrarnos en ÉLITE, pues tristemente un retorno a los orígenes, y lástima, esto si lo digo con un matiz de pesadumbre. La serie retorna a las tramas de su primera temporada, cambiado a casi todos los jugadores en el tablero. Repito: a casi todos, porque a este paso a Samuel y a Omar les veremos regentando la cafetería del instituto.

Si bien, los nuevos fichajes en la cuarta temporada llegaban como un soplo de aire fresco, en esta bien sea por la falta de química, lo forzado de algunas situaciones, o lo irreal del contexto que ya ha llegado a límites que rozan la fantasía… no acaban de ejecutar ese click de empatía tan necesario en una serie en las que las relaciones entre los personajes y la empatía que se debería derivar de un coming of age. Prueba de ello y de que la propia cadena pueda ser sabedora, son los pequeños cortos narrando la vida de los personajes que ya abandonaron la serie.

ÉLITE

Le concedemos el beneficio de la duda al personaje interpretado por el brasileño André Lamoglia y otorgamos el farolillo rojo a Valentina Zenere.

Crítica de Under The Silver Lake (2018): La gran película pop de la generación Millenial

Releo las líneas anteriores, y si no me conociese, casi podría imaginarme como una viejoven quejica, y sin embargo por mucho que todo lo anterior sean valores objetivos… Lo que no es mensurable, lo que a lo bruto se traduciría como «el cuerpo me pide esta mierda» ahí está.

La sinopsis oficial de esta temporada reza lo siguiente:

Arranca un nuevo curso en Las Encinas con muchos frentes abiertos. Tras la fatídica fiesta de Phillipe de Nochevieja y la huida de Guzmán, el secreto de la muerte de Armando amenaza con truncar la historia de amor de Samuel y Ari. Rebeca está en pleno viaje de autodescubrimiento, mientras Omar se recupera de la separación con Ander; además, la aparición de Bilal interpretado por Adam Nourou (Adú), dificultará su relación con Samuel. La confesión de abuso de Phillipe, los ataques incontrolables de ira de Patrick, el deseo de venganza de Benjamín, un regalo que Armando le hizo a Mencía y que esconde un secreto que podría destruir a ‘los benjamines’, un pacto de silencio entre Samuel y Rebeca que se romperá rápidamente y traerá las peores consecuencias…

Y es que con este batiburrillo de tramas abiertas la serie sigue siendo adictiva de narices. Y tiene unos cuantos síntomas de valentía. Lo que respecta a la trama del joven Philippe está abordado como un bofetón a la sociedad actual, y desde un punto de vista que no me permite posicionarme (cosa que me perturba bastante). ¿Tiene derecho a cambiar una persona? ¿O hay cosas que siempre permanecerán imborrables en nuestro ADN social?

Reseña
ÉLITE (5ªTemporada)
6
Artículo anteriorCrítica Laura Pausini – Un placer conocerte [Amazon Prime] (2022)
Artículo siguienteCrítica de ‘Las niñas de cristal’ (2022) [Netflix]: Ballet en dos actos
Clarinetista a tiempo completo, devoradora de libros y seriadicta en rehabilitación. Gracias a mi giratiempo, si es necesario, me teletransporto a Fargo, Neo-Tokyo, Caprica o donde sea menester. Una película: La "Principesa" Prometida...