El Rey de Zamunda

El Rey de Zamunda es el regreso del Príncipe Akeem después de varios años. Esta vez hay solo una visita rápida a New York, y un regreso aburrido a Zamunda. Ni siquiera la nostalgia, buenos maquillajes e increíbles cameos pueden salvar esto de ser un desastre.

Ver más de nuestras críticas de películas y series de Amazon

Hay que reconocer el intento de secuela de El Rey de Zamunda: Al menos no han intentado hacer la misma película que se estrenó hace más de treinta años. Estamos hablando de los mismos personajes, y quien escribió el guión no hizo lo esperado.

Sin embargo, ¿tenía Coming 2 America el potencial de ser una inteligente reintroducción de un concepto con el que actualmente es difícil estar familiarizado? ¿Era realmente posible volver a visitar ese mundo? Después de décadas de reestructuración social, es difícil ponerse de acuerdo en la fórmula de una secuela, y Coming 2 America no es el mejor resultado.

Piensa en la primera película, y en lo poco que queda de ella. Piensa en los chistes que estaban inmersos en los cimientos de ese universo y que no tenían que ser justificados por personajes estrafalarios.

Mucho ha cambiado en Zamunda.

Ver Coming 2 America en Amazon Prime

El príncipe Akeem vive en Zamunda desde los acontecimientos ocurridos en 1988. Sigue casado con su princesa y tiene tres hijas. Su padre, el rey, sigue vivo, pero Akeem debe empezar a pensar en heredar el trono. El problema es que no tiene hijos varones, y la ley dice que el trono debe estar en manos de un rey. Cuando el rey fallece, Akeem se enfrenta a la evidente intención de un “warlord” de quedarse con el trono. Debe actuar rápidamente si quiere impedir un intento de asesinato.

Permítanme recordarles que todo esto está en un escenario de comedia.

Así es como Akeem descubre que su viaje a New York de hace décadas guarda un secreto. Sin ahondar en las cuestiones morales de la salida fácil del guion, confirmaré que Akeem tiene un hijo del que no es consciente, y lo trae de vuelta a Zamunda para empezar a entrenarlo para que se convierta en el heredero.

 

Sí, esa es la historia de El Rey de Zamunda y no hay mucho más que eso. A medida que Coming 2 America avanza con su descuidada consideración de un subtexto moral, no puedes evitar pensar que tres guionistas están detrás de una película tan aburrida.

El problema de El Rey de Zamunda es que la película mantiene al personaje de Murphy en un término secundario. En su lugar, intenta desesperadamente utilizar su contexto del “extranjero” para introducir una trama que es absolutamente predecible y poco interesante. No sientes que estás viendo una secuela de una película muy original. Sientes que estás en un embrollo de ideas que no cuadran.

Coming 2 America es más bien un recordatorio constante del valor de los cameos bien ubicados de celebridades y personajes que importaron en el pasado. Es el único argumento y razón válida de la película. Siento decir que ni siquiera la presencia de Eddie Murphy como Akeem tiene gracia. Arsenio Hall hace un buen trabajo, pero hay muy poco de él.

Si ves El Rey de Zamunda, tu decisión se basa únicamente en la existencia de la primera película que hoy sigue siendo divertida. Sin embargo, debo advertirte. Ni siquiera vuelven a New York del todo y repiten los chistes en los que estás pensando. Por muy floja que hubiera sido esa dirección, creo que hubiera sido más efectiva que la que utilizaron en la secuela. Ahora hay que pensar que Akeem no es sólo ese príncipe impoluto que se enamoró locamente siguiendo a su corazón. Es más, y ese rasgo adicional se siente como un error.

Aciertos:

.- El departamento de maquillaje lo vuelve a lograr en una película de Eddie Murphy. Trabajo espectacular.

.- Una colección de cameos se siente como un trabajo bien hecho por el equipo de producción.

Fallos:

.- Una historia horrible cambia nuestra perspectiva de un personaje simpático.

.- Arriesgado uso de elementos nostálgicos que terminan siendo aburridos y poco inspirador.

Ver más contenido de Amazon Prime

Reseña Panorama
El Rey de Zamunda
4
Artículo anteriorCrítica de Minari. Historia de mi familia (2020): Somos distintos, somos iguales
Artículo siguienteThe Little Things (2021): Rumbos impopulares