Ya está disponible en Filmin: The Beta Test, este thriller tecnológico, que navega en los rincones oscuros de las agencias de Hollywood y en el uso de nuestros datos y gustos de navegación para crear perfiles con Big Data.

Jim Cummings se autodirige y crea sobre el papel y en carne y hueso a un desagradable yuppie de la industria del cine, mezcla de Matthew McConaughey en el Lobo de Wall Street, Harvey Weinstein (ya ahondaremos en este punto) y sobre todo Ari Gold, o lo que es lo mismo, Jeremy Piven en Entourage. Pasemos a desengranar The Beta Test.

The Beta Test (2)

VER THE BETA TEST EN FILMIN

A nuestro protagonista se le juntan: un contrato muy importante con los chinos y una boda inminente con la esposa perfecta. Todo esto unido a una úlcera sangrante, una soberbia a prueba de bombas y una falta de empatía bestial le llevarán a buscar una vía de escape, aunque sea momentánea. En este clima llega a su buzón un sobre con una proposición difícil de rechazar, un encuentro de sexo salvaje en un hotel con una pareja anónima, que satisfará todos tus deseos (formulario mediante) y nadie sabrá quien es quien, lógicamente nuestro “héroe”, que va más quemado que el palo de un churrero, se presentará a la cita, desatando una caterva de reacciones que amenazaran su modus vivendi.

Jim Cummings lleva unos años montándoselo él solo y esta será la tercera película en la que se marque un Woody Allen, tras El lobo de Snow Hollow y Thunder Road. Todas sus obras cuentan con un humor sardónico, muy mala baba y unas interpretaciones bastante interesantes por su parte. En The Beta Test, lo acompaña al guion, la interpretación (hace de su mejor amigo) y la dirección PJ McCabe. Como su pareja tenemos a Virginia Newcomb actriz habitual de papelitos en series americanas.

The Beta Test (1)Para realizar el guion se entrevistaron con muchos trabajadores de estas agencias, que contaron sus anécdotas y el ambiente totalmente despótico en el que trabajaron, algunos de los diálogos del protagonista humillando a los becarios están sacados literalmente de la realidad. El yuppie está todo el metraje haciendo la pelota y chupando culos a inversores, actores y en general a todo el que está por encima de él y se queja amargamente de no poder descargar su frustración con sus subordinados como hacían antes de que la liara Harvey Weinstein.

No os esperéis The Assistant (que a mí me gusto mucho). La película toma otros derroteros rápidamente hacia el techno-thriller, subgénero encabezado por pedazos de mierda como La Red de Sandra Bullock o Enemigo Público. Es en estos vaivenes entre géneros y tonos donde creo que la película pierde algunos enteros aunque acaba bastante bien y  deja espacio para la reflexión y el debate.

En definitiva una aproximación a temas High Concept muy desenfadada y nada pedante que invita a ver la obra anterior de su director y a seguirle en el futuro. ¿Qué más queréis en hora y media?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.