Llega la segunda entrada de la mejor sección de todos los tiempos: Las Peores de Siempre (si los autores de estas películas pudieron pensar que eran buenas, yo tengo derecho a pensar que esta es la mejor sección ¡dejadme ser feliz!). En esta ocasión vamos a adentrarnos en una mágica historia que podría considerarse una tragicomedia romántico-terrorífica. Se trata de Birdemic: Shock And Terror, una cinta firmada por el director de origen vietnamita James Nguyen.

En 2010 salió a la luz esta película de reducidísimo presupuesto (apenas 10000 dólares) que tuvo un fugaz paso por algunos cines y pronto se convirtió en una de esas películas de culto que la gente ve para disfrutar de lo malas que son. Y es que Birdemic: Shock And Terror, amigos, es maravillosamente horrible y no precisamente porque sus elementos de terror den mucho miedo.

James Nguyen declaró en el momento del estreno que la película estaba inspirada en Los Pájaros de Alfred Hitchcock y en Una Verdad Incómoda de Davis Guggenheim y viendo la cinta no me cabe duda de que así es, aunque sinceramente dudo mucho que Alfred y Davis se lo tomaran como un cumplido ¿Por qué? Bueno, os hago un breve resumen de su argumento:

Una pareja de personajes sin personalidad ni carisma, pero que quieren hacernos creer que son especiales y únicos, se reencuentra y enamora de adultos triunfadores después de haber ido juntos al instituto. En su nebulosa de amor no se dan cuenta de que el mundo a su alrededor se está yendo a la mierda: constantes incendios, muertes inexplicables, desastres naturales y cadáveres de pájaros por doquier.

Pero después de echar su primer polvo en un motel del tres al cuarto (que debe ser súper romántico para la primera vez con el supuesto amor de tu vida) salen al exterior y se encuentran con que un montón de águilas y buitres (que literalmente están ahí pegados tras recortarlos de una revista del National Geographic) están atacando a todo el mundo escupiendo ácido y explotando en llamas al chocar contra personas, objetos o suelo ¿Y cómo es posible que hagan eso?

Pues ahí está la incómoda verdad: TODAS esas aves se han vuelto tóxicas y pseudoradiactivas por culpa del calentamiento global. Así tal cual. Sube la temperatura un par de grados y, además de derretir los polos y suponer un desastre medioambiental, le da súper poderes tóxicos a los pájaros. Imagino que el director también recibiría algo de inspiración de Waterworld, porque de los pájaros bomba a los humanos con branquias hay un pasito.

Las Peores De Siempre - Birdemic

De lo Malo lo Peor y de lo Peor lo Desastroso

Birdemic: Shock And Terror continúa con nuestra pareja conociendo a un ex marine y a su novia y rescatando a dos niños huérfanos cuyos padres han sido asesinados por los pájaros. Como no podía ser de otra manera, a la novia del marine se la comen y este es asesinado por el ácido de las aves mientras trataba de rescatar un autobús de turistas del ataque de las mismas, dejando a la pareja y a los dos niños solos en su odisea.

El viaje les lleva a través de un bosque dónde conocen a un naturista que les habla de los peligros del calentamiento global  (algo bastante evidente en una película en la que LOS MALDITOS PÁJAROS EXPLOTAN por su culpa, digo yo vamos) y tras escapar de un incendio llegan a una playa dónde se ven acorralados y a punto de morir a manos de las águilas y los buitres. Y ahora atención porque voy a hacer un señor spoiler del final: aparecen unas palomas y los salvan.

Birdemic 2

Claramente las palomas deben ser los líderes de las aves y viendo las extraordinarias habilidades de águilas y buitres, me inquieta mucho cual debe ser el poder de las palomas para controlarlos con tal facilidad. Quizás tengan visión láser o algo peor. Os juro que desde que vi esta película, siempre que veo una paloma me cambio de acera. Mejor no cabrearlas.

Con un montaje desastroso, unas actuaciones risibles y una banda sonora atroz Birdemic: Shock And Terror se destapa como una película digna de contarse entre las peores de siempre. Son 93 minutos que os dejarán con la boca abierta y, en función de vuestro estado de sobriedad, la reacción variará entre el llanto por desesperación o de risa.

Pero hay algo aún mejor que esta maravilla fílmica: la película ¡Tiene secuela! Ni más ni menos que Birdemic 2: The Resurrection. Confieso que no la he visto, pero no se me ocurre una forma mejor de pasar una tarde de hastío y depresión que ver una película tan mala que me haga pensar que en realidad no estoy tan mal, así que quizás pueda hablaros pronto de ella.

A lo mejor algunos pensáis que estoy exagerando un poco con Birdemic: Shock And Terror, pero os animo a disfrutar del épico tráiler de la cinta y ya si eso me contáis después que tal. En serio, no hay de qué.

Advertisements