Crónica de los conciertos de Mono y A.A. Williams en la sala Mon de Madrid. Organiza Madness Live!.

Se acaba la temporada festivalera, pero vuelve con fuerza la del circuito de conciertos en sala, y una de las promotoras que mejor catalogo musical va a traer a nuestro país en otoño/invierno, es Madness Live!. Ayer, era el turno de Mono y A.A. Williams.

Ayer, 8 de septiembre, nos congregábamos en la sala Mon para disfrutar de uno de los grupos referencia dentro del Post-rock, los japoneses Mono. Una banda a la que le sobran las presentaciones, y de la que tenia muchas ganas de ver su evolución en directo, pues hacia ocho años que no me los encontraba sobre un escenario. Pero para mi sorpresa, y como preámbulo al concierto de los asiáticos, estaba A.A. Williams haciendo las funciones de telonera.

¡¿Y que delicia!. Sonido etéreo, delicado, poderoso, que coquetea por momentos con las vertientes mas dolorosas del shoegaze, pero que explota y vuela como los mejores grupos de post-rock. Es refrescante encontrar «nuevos» nombres en la escena, y es que A.A. Williams, no se ha subido a un escenario hasta Abril de 2019, y su álbum debut, Forever Blue, es de 2020. Precisamente de este álbum, pudimos disfrutar en directo de algunos temas, como la notable Melt, un introspectivo dialogo consigo misma, tras una ruptura de pareja.

Aunque el concierto, estuvo más centrado en canciones de su ultimo trabajo, el interesantísimo Songs From Isolation (2021), un trabajo tierno e introspectivo, en el que incluso se atreve con una cover de la famosa canción de Radiohead Creep. De este último trabajo, sonaron sobre el escenario de la sala Mon, temas tan abstractos y complejos como Golden, o Evaporate, este último, posiblemente, el que generó una mayor interacción del público con su propuesta, con tímidos pero intensos cabeceos al ritmo – como cada uno buenamente podía – de la música. También formó parte del setlist uno de sus primeros temas, la bella y triste Exit in Darkness, canción lanzada en 2019, y que hizo que el silencio y respeto que se estaba teniendo en la sala por su actuación, se hiciera más que notable durante sus pasajes menos recargados. Un tema, que además, comparte con Mono, sus padrinos en esta noche tan mágica. Desde luego, un concierto sobresaliente, y una artista, a la que seguir desde ya, muy de cerca.

Y tocaba el turno de Mono. Que esta gente va sobrada sobre el escenario y no fallan, ya lo sabemos. Pueden pasar de las canciones más bellas y tiernas, a la tralla más agresiva en apenas segundos. Cualquiera que les conozca, conoce su magnetismo, su poderío en directo, y lo de ayer, no fue una excepción. Arrancaron de menos a más en cuanto a intensidad, con Riptide, tema con el que abren el Pilgrimage of the Soul (2021), su ultimo álbum de estudio, si ignoramos, claro está, su colaboración en la banda sonora de My Story, The Buraku Story (2022). Riptide podría definir perfectamente lo que aporta Mono. Esa variación explosiva dentro de sus propias canciones, de pasar por diferentes estados de ánimo, y diferentes formas de tocar sus propios instrumentos.

Le siguió Imperfect Things, del mismo álbum, canción mucho más abstracta, especialmente en sus primeros compases, ideal para dejarse llevar, y flotar en la sala con su música. En este punto del concierto, decidí alejarme de las primeras filas, para ponerme cerca de la mesa de sonido. Gran idea. El sonido llegaba mucho más limpio, y pese a que había bastante gente en la sala, en la parte de atrás había espacio para estar bien y evadirse de todo.

Llegaría el turno para Nowhere, Now Here, del álbum que comparte el mismo nombre, lanzado en 2019. Otro canción de cocción lenta, y un volcán final percusio, con tralleo de  guitarras, y una agresividad a la hora de tocar por parte de la banda, que era contagiosa. Tras esta, vendría Innocence, el último tema que tocarían del Pilgrimage of the Soul, una de mis canciones favoritas de todo el setlist. Una construcción esperanzadora, como si durante 8 minutos, se encerrase la fragancia del teen angst, la banda sonora perfecta para el final de una coming of age, la sintonía de un bonito amor de verano.

Sorrow fue el siguiente tema que tocaron durante la noche. Un tema con una estructura más «clásica» de post-rock, con muchos arreglos y un marcado componente épico, que servía de contraste perfecto frente a Innocence. A Sorrow, le seguiría uno de sus temas más famosos e icónicos, la bellísima Halycon (Beautiful Days), de uno de sus primeros trabajos, Walking Cloud and Deep Red Sky, Flag Fluttered and the Sun Shined (2004). Llegados a este punto, poco más había que hacer que dejarse llevar, flotar por la sala, y entender la grandeza de esta banda, que de nuevo, había pasado de la tormenta a la fragilidad, en tan solo unos minutos.

Mono vuelve a España 

Y si pensabais que la iconicidad acaba aquí, pues no, porque para cerrar la noche, llegando a la hora de concierto, decidieron tocar Ashes in the Snow, del famoso Hymn to the Immortal Wind (2009). Uno de los temas mas reconocibles, épicos, y memorables, de su discografía.

Parecía que el concierto terminaría ahí, pero para nuestra fortuna no fue asi, porque aun quedaban dos temas a modo de bis, para finalizar el concierto. Exit in Darkness (si, el mismo tema que una hora antes hubiera cantado A.A Williams, esa preciosa colaboración entre ambos) nos puso los pelos de punta a todos. Que maravilla, que sensibilidad, que colaboración tan necesaria.

Pero como solo los japoneses saben hacer, y como ya hemos dicho varias veces, después de la calma, viene la tormenta. Cierre apoteósico y espectacular con Com(?), del One Step More and You Die (2002), un broche de oro a una noche introspectiva, trallera, y llena de distorsión. Grata sorpresa A.A. Williams, y Mono, como de costumbre, dando un espectáculo sobresaliente. 

Agradecer personalmente a Madness Live! por el buen trato en la gestion del concierto, y que viva el post-rock.

Artículo anteriorCrítica ‘Cobra Kai: Temporada 5’ [Netflix]: Dinastía Silver (Spoilers)
Artículo siguienteUn asunto privado (2022) [Amazon Prime Video]: La estilización definitiva del género
A veces escribo de lo que me apasiona, y otras, de lo que toca.