El director surcoreano Bong Joon-ho se hizo ayer con la Palma de Oro de Cannes por su película Parasite, y por ello aquí haremos un repaso de sus películas.

Ayer daba fin el septuagésimo segundo Festival de Cannes, en el que recogiendo el testigo de Hirokazu Koreeda y su Un asunto en familia, salió laureada Parasite de Bong Joon-ho, una de las principales cabezas del cine surcoreano actual, y uno de los representantes de la Nueva Ola de Cine Coreano.

Bong comenzó su carrera realizando algunos cortometrajes, pero no fue hasta el año 2000 con Perro ladrador, poco mordedor, cuando vio la luz su primer largo. Desde entonces ha filmado 7 largometrajes más, incluyendo este último que se ha llevado la Palma de Oro. Sus 8 trabajos hacen todavía filmografía no muy extensa, pero que de las cual se extraen joyas valiosas que le han valido para cosechar buenas críticas. Así que por ello, y como nos gustan las listas…, haremos un repaso por sus 7 películas calificándolas de peor a mejor.

7. Perro ladrador, poco mordedor

Primer largometraje de Bong Joon-ho con una jovencísima Donna Bae, centrado en la vida de un aspirante a profesor que odia a los canes y una joven que desea ser una famosa heroína.

Bong Joon-ho

Una sutil comedia negra con mirada crítica a la sociedad surcoreana y su “americanización”, en la que la dosis de humor poco comedido y la evolución de los elementos dramáticos consiguen crear un buen trabajo de presentación para un director poco o nada conocido hasta el momento. ¡¡¡PELÍCULA NO APTA PARA AMANTES DE LOS PERROS!!!

6. Okja

Último trabajo del director, a excepción de la premiada Parasite, que ha llegado a todos los hogares de la mano de Netflix. Okja nos narra las peripecias que tendrá que afrontar Mija, para salvar a su cerdo gigante de la multinacional Mirando, creadora de este mismo cerdo.

Bong Joon-ho

Junto con Snowpiercer, probablemente la película más asequible para iniciarse con este director, y que cuenta con grandes estrellas del panorama Hollywoodiense. Con una fuerte crítica a la producción de comida y su trato a los animales, se erige como un canto al bienestar de estos desde la ternura y a la vez dureza, y con un desarrollo a fuego lento que tendrá su explosión en su segunda mitad y en las que ya se puede apreciar unas dotes fílmicas más maduras. ¡Y quedaos hasta el final de los créditos!

Crítica de Okja (2017): La película más natural de Netflix

5. Rompenieves (Snowpiercer)

Snowpiercer supone el debut de Bong Joon-ho con una película de habla inglesa. Se centra en los últimos supervivientes de la Tierra, que tras un fallido experimento para resolver el calentamiento global, les obliga a vivir dentro de un tren donde imperan las clases sociales.

Bong Joon-ho

Esta película postapocalíptica supone la película coreana más cara de la historia, y aparte de contar con John Hurt, Chris Evans o Tilda Swinton, también se incluye dentro de su elenco a Song Kang-ho, que junto con Bong forman uno de los duetos actor-director más seguros en cuanto a calidad de Corea. Dejando esto atrás, la película es el producto menos “autoral” del director, una obra elaborada con mayor “facilidad” en los problemas que ahonda. Pero sin embargo, pese a sus imperfecciones, le sobra potencial a la hora de generar entretenimiento, mucho más a la altura que los blockbusters que invaden constantemente los cines.

4. Mother

Segundo thriller del realizador, focalizado en el amor maternal de una madre soltera que tendrá que lidiar con la acusación de asesinato hacia su inmaduro hijo, junto con la conducta y mentalidad de este.

Bong Joon-ho

Recogiendo las semillas plantadas por Memories of Murder y sus tintes socio-criminales, vuelve a traernos una magnífica obra que se mueve entre el thriller puro, la comedia negra y el drama con un guion muy ágil escrito por él mismo. Un coctel entre los límites del amor filial y lo racional, con una belleza que solo algunos realizadores como Bong, pueden imprimirle.

3. The Host

La película que catapultó a la fama mundial a Bong, y la cinta con mayor recaudación en Corea del Sur. Cuenta el rapto de una niña por una monstruosa criatura en Seúl, y los intentos por parte del ejército y de su familia por recuperarla y acabar con este monstruo.

Bong Joon-ho

The Host es distinta a cualquier otra película que trate sobre monstruos. Tiene alma, tiene identidad propia, tiene lo que a muchas otras les faltas, agallas. Una reinvención del género que rompe totalmente con los tópicos asentados, todo ello sin perder ese humor ácido que tienen las películas del director y abordando la historia con la mayor firmeza posible. Son este tipo de películas las que otorgan valor añadido a sus creadores.

2. Tokyo!

Partido de a tres formado por Michel Gondry (¡Olvídate de mí!), Leos Carax (Holy motors) y el director que aquí nos atañe. Película de episodios centrada en la capital de Japón, Tokyo, y los problemas sociales que rodean a su gente.

Bong Joon-ho

Tres episodios característicos de cada director, Michel Gondry y su retórica a la hora de contar historias, Leos Carax haciendo un Leos Carax y Bong Joon-ho y su perfecta escenificación y forma de contar historias, y es por él (pues obviamos los otros dos episodios a la hora de crear esta lista) por lo que Tokyo! ocupa este puesto. El director aborda la problemática de los hikikomori y el aislamiento individualista de la sociedad japonesa, todo ello desde una narración excelente y una composición fotográfica muy cuidada, logrando expresar perfectamente las ideas del director.

1. Memories of Murder (Crónica de un asesino en serie)

Memories of Murder supone el momento culminante en la carrera de Bong Joon-ho, la que le ha hecho valerse como una de las mayores promesas del cine coreano y del cine a nivel mundial. Centrada en la Corea del Sur de los ochenta y basada en el primer asesino serial de la historia del país, nos muestra el despliegue acaecido para la búsqueda de este criminal.

Bong Joon-ho

La obra magna de este director, y uno de los mejores thrillers del país, la convierten en clara merecedora de este primer puesto. Y no es para menos, Bong vuelve a mezclar géneros tan bien como él solo sabe, desde el cine negro hasta el thriller, pasando por la comedia ácida recurrente que suele usar en sus películas, todo ello perfectamente definido sin mostrar un ápice de titubeo, a la vez que todo se torna en un ambiente más malsano y oscuro. Con un guion perfectamente construido y unos personajes redondos y a la vez con vértices que los humanifican todavía más. Y sumado a esto, el perfecto manejo de la cámara y una escenificación de 10, haciendo de ella una obra maestra.

Advertisements