Final Cut: Hölgyeim és uraim (2012) es el título original de la obra de György Pálfi, un homenaje al amor y al cine de la mano de los actores y actrices que se han hecho un renombre en esto del celuloide.

¿Conoces a György Pálfi? Si tu respuesta es no, “enhorabuena” formas parte del 97% de los amantes del cine, el otro 3% usan gafas de pasta. Este director húngaro, más conocido por su película Taxidermia presentada en el Festival de Cannes en 2006, nos brinda una historia de amor en forma de collage,  y no un collage cualquiera sino uno formado por más de 500 fragmentos de películas, una obra titánica.

Y te preguntarás: ¿Qué lleva a un hombre a hacer un montaje así?, la principal razón fue la escasez de recursos de su país por lo que no le quedó más remedio que jugársela y hacer esta película reciclada “por cuatro duros”. De este reciclaje nació en 2012 Final Cut: Ladies and Gentlemen, presentada en el Festival de Cannes en la sección Cannes Classics y con amplias críticas positivas, se postula como una película digna para homenajear al séptimo arte.

 

Dicho esto, y entrados ya un poco en materia, veamos lo que reza la sinopsis:

“¿Y cuáles son las características distintivas del hombre ideal?

Bien, él es encantador como Marcello Mastroianni en La dolce Vita, robusto como Brad Pitt en El club de la lucha, inocente como Leonardo DiCaprio en Titanic… o más bien como Alain Delon en Rocco y sus hermanos, quizá un poco más alto, tal vez como Belmondo. Devastador como Clark Gable, y a veces un poco melancólico como Tony Leung Chiu Wai en Deseando amar. Decisivo como Sean Connery o Daniel Craig en James Bond, pero impredecible y excéntrico como Latinovits en Szinbád. También un poco torpe como Chaplin en Tiempos Modernos, pero enigmático y un poco aterrador como Gary Oldman en Drácula. Y por supuesto, divertido como Woody Allen en Annie Hall.

¿Y que hay sobre la mujer ideal?

Ella es impredecible e instintiva como Lollobrigida, pero atractiva y con modales, como Audrey Hepburn. Infantil, como Audrey Tautou, pero fría y distante como Greta Garbo. Divertida y familiar como Julia Roberts. Con la sonrisa de Ava Gardner. Angelical como Sophia Loren, pero no es problema alguno si se parece a Monica Bellucci… y a la vez etérea como Liv Tyler cuando interpreta a una elfa. Ella sabe lo que quiere como Sharon Stone, y a veces inocente como Zita Szelecky. Casi se me olvida, que bese como Kim Novak.

 

Oh dios mío, ¿qué ocurriría si él la conociera?

Estos son los pilares en los que se sustenta Final Cut: Ladies and Gentleman, el estereotipo de un hombre y una mujer y una historia vinculante. Sencillo ¿no?, pues bien, la historia que se nos relata es una historia de amor con sus conflictos y desavenencias con toque cómico, bélico y fantástico, donde el papel principal recae sobre un innumerable número de actores y actrices famosos del celuloide como Jack Lemmon, Meryl Streep, Alain Delon, Ryta Hayworth… Pero no es la historia lo que más llama la atención (por su sencillez la dejaremos aparcada aquí), sino el trabajo que hay detrás, la edición y la documentación minuciosa que debió realizar todo el equipo para encontrar los fragmentos correctos en cientos de películas y su posterior montaje, para que el resultado sea una historia sólida, vamos, lo que viene siendo un trabajo de chinos.

Todo este laborioso trabajo nos trae una obra innovadora y fascinante, de la que solo puedo soltar halagos, ver pasar esa gran cantidad de actores y actrices interpretando a los mismos personajes bajo el pretexto del amor, poseyendo escenas de películas míticas que a un servidor le ha puesto los pelos de punta en algún momento, la verdad sea dicha, me quito el sombrero. Otro punto importante a destacar es la banda sonora “reciclada”, la cual es magia para los oídos de los nostálgicos, ya que consta de temas que van desde el mítico I wanna be loved by you de Marilyn Monroe en Con faldas y a lo loco a la banda sonora de Angelo Badalamenti en Blue Velvet, y así una cantidad enorme de temas reconocibles.

Algo que también me gustaría resaltar es la variedad de nacionalidades, épocas y géneros, que llegan a aparecer en el filme, sin dejar olvidada a la animación (un gran punto a favor). Una auténtica gozada para cualquier cinéfilo que se precie, ver reunido en una sola película el trabajo de directores como Kubrick, Godard, Kar-Wai, Tarantino, Leone, Kurosawa, la familia Coppola, Yimou, Cassavetes… y así me podría pegar toda la tarde nombrándolos.

Ahora llega la pega de este Final Cut, y esa pega no es más que el copyright, por lo que está prohibido su exhibición en salas de cine con fines lucrativos, siendo los Festivales de Cine o las Universidades en las que se proyecte con fines educativos (o usando clientes de descarga) la única forma de poder verla.

Os animo a que le echéis un ojo a esta joya desconocida, aunque sea por el hecho de ver cuantas escenas eres capaz de identificar.

[yasr_overall_rating size=”large”]

Advertisements