Tras diez años de inactividad, Dario Argento regresa al cine con Dark Glasses, un nuevo giallo de Serie Z, prácticamente. Verosimilitud, inteligencia, ingenio, coherencia… Todas ellas, condiciones ajenas a Dark Glasses, el mayor despropósito del Festival de Sitges de este año.

Puedes vivir debajo de una roca durante toda tu vida y saber quién es Dario Argento. El padre del slasher es uno de esos directores indispensables del cine de horror que ha creado escuela gracias a grandes obras maestras. Títulos como Suspiria (la original, la mala), Profondo RossoPhenomena forman parte del olimpo del cine italiano, todos dirigidos y escritos por él. Por todo ello, su aparición en Sitges este año iba a ser uno de los momentos más esperados. 

Dark Glasses 01

Dark Glasses es, junto a la presencia del propio Dario Argento, el motivo por el que acudimos un domingo a las 23:30 al Auditori del Melià. Este pequeño giallo aspira a ser un homenaje al propio cine de Argento, cuya cúspide llegó con la violencia explícita y la representación del mal. He dicho «aspira» porque no pasa de eso, de aspirar, porque realmente es un insulto a la carrera del director. 

En el cine, y la vida, es muy importante saber qué eres. Entender tu razón de ser, tu proceder, tu lugar en el mundo. Si eres irreverente, sé irreverente. Aspirar a ser algo más de lo que eres (o diferente) no es solo una pérdida de tiempo, sino una demostración de poca vergüenza injustificableDark Glasses se toma tan en serio a sí misma que es imposible empatizar con un solo segundo del film. Todo resulta ridículo, esperpéntico, incoherente e insultante. La premisa, ya de por sí, es tonta, pero se empeña en no parecerlo, y, desde ese preciso momento, muere.

5 cosas buenas de pelis malas: ‘Vanilla Sky’ (2001)

Un asesino de prostitutas, un niño huérfano, una escort de lujo matando a los padres del niño y luego quedándose con él… Es complicado imaginarse la cabeza de Dario Argento a la hora de escribir el guion. Debió ser mucho más interesante que lo que ha acabado siendo Dark Glasses, eso  seguro. Entiendo el encanto que puede llegar a tener un film cutre, pero, sin titubear, sé que no formo parte de su público. Dark Glasses puede ser el final de la carrera de Dario Argento, y eso pesa en una filmografía. Hay veces que es mejor aceptar el final y no estirar el chicle. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.