The Last of Us es la adaptación en formato serie de uno de los mejores videojuegos de la historia. Como verdadero fan, aquí tienes mis más sinceras primeras impresiones y la crítica de su segundo episodio, que se estrena este lunes 23 de enero.

The Last of Us continúa con su segundo episodio y, debido a ello, mi crítica semanal. Pero la serie no solo sigue en emisión, sino que también sigue rompiendo récords. Los primeros datos de audiencia del primer episodio revelaron que fue visto por 4.7 millones de personas solo en Estados Unidos, llegando a los 10 millones en los primeros 2 días de emisión. Estos datos confirman que The Last of Us ha sido el segundo mejor estreno de HBO para una serie desde 2010, solo después de la reciente ‘La casa del dragón, que alcanzó los 10 millones el primer día. Teniendo en cuenta que esta ya arrastraba el fenómeno fan mundial de ‘Juego de tronos‘ y no solo de los lectores de George R.R. Martin -el estreno de GoT en su día no llegó ni a la mitad-, que The Last of Us alcance estos números con solo el primer episodio y conociendo la historia solo los gamers, son estupendísimas noticias para HBO y PlayStation, pero es que la cosa no acaba ahí.

Las noticias sobre la calidad de la serie parecen haberse extendido como una infección de cordyceps, ya que este segundo episodio no solo ha ganado más espectadores que el primero, sino que también ha roto otro récord. El episodio 2, estrenado ayer 23 de enero, ha contado con 5.7 millones de espectadores en Estados Unidos, un 22% más que el debut de la serie. Es poco común que una serie aumente en los espectadores entre su estreno y el segundo episodio, sin embargo, esto se traduce a que The Last of Us ha obtenido el mayor crecimiento de audiencia de la segunda semana para una serie dramática original de HBO en todo la historia de la plataforma. Seguramente, esta misma semana o en los próximos días HBO confirmará la segunda temporada -basada en el segundo videojuego-, es cuestión de tiempo. Y lo mejor de todo, esto no ha hecho más que empezar.

Críticas a todos los episodios de THE LAST OF US

Mejor dirección y más información

The Last of Us
HBO Max España

El episodio comienza con un prólogo -que recuerda un poco al estilo de ‘Chernobyl‘, denotando la influencia directa de Craig Mazinque sigue aumentando la información del comienzo de la pandemia en 2003 y subrayando la enorme magnitud del brote de cordyceps -en el videojuego no se ampliaba tanto esta información, con lo cual se agradece-. El co-showrunner y el creador del videojuego, Neil Druckmann, debuta como director de televisión con este capítulo, aunque ya había dirigido ambos videojuegos. De esta manera, los espectadores ajenos al videojuego se ponen en las manos del mismísimo creador y se pueden hacer a la idea del tremendo talento que irradia, ya que la dirección ha mejorado con respecto al primer episodio. Druckmann también demuestra de lo que es capaz de hacer cuando los personajes tienen algo más de intimidad y no se ven envueltos en tantos problemas.

Es en esa intimidad donde el episodio realmente sobresale. Un episodio que de otro modo podría haberse sentido lento, pero cada pequeña charla o silencio mantiene un peso y un propósito dramático considerable a medida que avanza la historia. Pedro Pascal continúa sobrio como Joel -perfectamente traído del videojuego-, permitiendo que sus dos coprotagonistas aprovechen la oportunidad de mostrar sus considerables talentos. Anna Torv tiene un amplio espacio para demostrar la profundidad emocional de Tess y la sofisticación de su actuación, además de ganarse el favor de los espectadores. Mientras tanto, el ritmo más suave permite que Bella Ramsey realmente haga suya a Ellie, por si no había quedado claro en el primer episodio. Sus múltiples bromas, sus silencios respetando la autoridad y hasta el terror hacia los infectados, todas esas interacciones complejas, a menudo imperceptibles, hacen que su conexión con el personaje de Ellie sea la mejor de toda la serie.

Crítica de RESIDENT EVIL, primera incursión en formato serie

Cambios con respecto al videojuego para bien

The Last of Us
HBO Max España

Mil y una siguen siendo las referencias constantes a aspectos del videojuego, como una que nos confirma que varios tipos de infectados del videojuego -por ejemplo, los que generan esporas-, en la serie, son ‘invenciones’ de la gente que surgen dentro de las zonas de cuarentena. Y otras, mucho más significativas, que son un añadido espectacular para los que hemos jugado al videojuego. Aquí comienzan los spoilers del primer y segundo episodio, sigue bajo tu responsabilidad -si no has visto aún alguno de los capítulos, corre insensato/a, y luego vuelves a estas líneas-.

Los fans y jugadores que nos hemos pasado -varias veces- el videojuego en el que se basa la serie, tenemos el problema de conocer íntegramente la historia, con lo cual las grandes sorpresas no son sorpresas. Pero, muy acertadamente hay que decirlo, The Last of Us introduce pequeños y leves cambios en algunos hechos para desconcertar a los fans y generar esa sensación de estar viendo algo nuevo. Por ejemplo y para ilustrar esto mejor, en el primer episodio, cuando Joel, Tommy y Sarah tienen el accidente con el coche. En el videojuego, el accidente se produce cuando otro coche choca en un cruce con ellos, mientras que en la serie, ese mismo coche es esquivado, pero más adelante la explosión de un avión y sus restos provocan el accidente. En el segundo episodio, cuando entran al museo, en el videojuego unos escombros caen y separan los caminos de Joel, Tess y Ellie, quedando estas separadas del mercenario. En la serie, estos mismos escombros caen, pero ambas consiguen pasar a la habitación evitando que los caminos se separen. Estas tonterías esbozan una sonrisa en cada fan que ve el episodio, mientras que la frase ‘qué cabrones, lo han vuelto a hacer’ retumba en su cabeza.

Por lo general, cuando una adaptación de un videojuego hace una referencia directa al videojuego en el que se basa, suele estar bastante reservado para el nicho de fans y suele provocar dudas en los espectadores ajenos al videojuego, que no entienden de lo que se está hablando. Pero en The Last of Us, absolutamente ninguna de las referencias están fuera de lugar, ya que están magníficamente y milimétricamente introducidas en el diálogo para darle un sentido -como lo de los tipos de infectados-. Hasta los planos calcados funcionan sin problemas de un medio a otro, dejando de nuevo claro cuán cinematográficamente fuerte era el videojuego cuando se lanzó hace casi 10 años en la PS3. El diseño de producción continúa siendo una locura, dejándonos paisajes apocalípticos abrumadores de la ciudad de Boston y demostrando la increíble adaptación que nos ha regalado HBO. Directamente, los chasqueadores -en los que no se ha utilizado CGI, gracias a dios- son espectaculares. Consiguen transmitir el mismo terror que sentimos los jugadores gracias a su absolutamente fantástico diseño de su sonido tan característico. Estos se traducen perfectamente a la televisión, incluso el movimiento está magistralmente coreografiado.

Crítica de RESIDENT EVIL: BIENVENIDOS A RACOON CITY, la última adaptación al cine de la popular saga

Cambios con respecto al videojuego ¿para mal?

The Last of Us
HBO Max España

Pero no todos los cambios han sido acertados, al menos para mí. Hay dos que precisamente me han chirriado, aunque uno más en particular. El primero, y el que menos me importa porque realmente tampoco supone un cambio muy significativo, es la forma en la que se reproduce y funciona el hongo cordyceps. En el videojuego, el hongo se transmite a través del aire cuando el humano respira esporas. El infectado va pasando por diferentes fases en la infección hasta que acaba convertido en un nodo que emite esporas para transmitir el hongo. Los supervivientes tienes que usar máscaras de gas cada vez que entran en zonas de esporas, pero Ellie no, ya que no se contagia. Esto lleva a varias conversaciones y situaciones complejas, además de obligar a Ellie a usar la máscara, aunque no la necesite para evitar sospechas. En este segundo episodio se nos ha confirmado que no existen las esporas y que los infectados se ‘comunican’ a través del hongo, que viaja bajo tierra y ‘conecta’ a los infectados inactivos. Vamos, como si se tratara de una tela de araña. Este cambio no me ha convencido mucho, ya que las situaciones de Ellie con la máscara me parecían un punto a favor importante. Pero bueno, no me sugiere mayor problema como fan y será interesante ver como avanza la situación con la ‘tela de araña’.

Lo que sí que me sugiere un gran problema es la muerte de Tess. Desde el primer episodio, los ‘eventos’ importantes eran calcados al videojuego, pero la muerte de Tess ha sufrido cambios. En el juego, Tess decide quedarse atrás para ganar tiempo y ayudar a que Joel y Ellie escapen. FEDRA aparece y mata a Tess de un tiro a la cabeza, así, sin más. La decisión de cambiar la muerte de Tess de estar en manos de FEDRA al ‘beso de la muerte’ de un infectado es, repito, para mí, el primer paso en falso real de la serie de HBO. La forma en que se desarrolla originalmente la escena está diseñada para poner el foco en la parte más oscura y cruda del régimen autoritario de este nuevo mundo, donde la vida que más te importa puede no importar nada a manos de otra persona. El momento que debería haber sido un sacrificio dramático y una muerte cruda es despojado de cualquier emoción y convertido en una muerte poética y melodramática. No pierdo, para nada, la fe en esta fantástica adaptación, pero solo espero que no cambien momentos tan importantes y tan magníficamente realizados por otros peores.

Como dato curioso, el mechero que porta Tess antes de su muerte tiene el mismo diseño que el mechero de Nathan Drake en la cuarta entrega de la saga de videojuegos Uncharted, perteneciente a la misma compañía que trajo The Last of Us, Naughty Dog.

Crítica de UNCHARTED, el origen de Nathan Drake

Como conclusión

The Last of Us
HBO España Max

El segundo episodio de The Last of Us es una ligera caída -muy muy ligera- con respecto al primero, que era redondo como adaptación. La incipiente relación entre Ellie y Joel comienza a florecer y, aunque algunos cambios en el juego pueden irritar a los más fanáticos, seguimos ante la mejor adaptación de un videojuego de la historia.

Reseña
The Last of Us - T1E2
8
Artículo anteriorCrítica de Terapia Sin Filtro (2023), Temporada 1: SIN SPOILERS
Artículo siguienteCrónica La Femme – Concierto 18 enero en La Riviera de Madrid
Estudiante de Ingeniería Infórmatica, amante del cine y las series.
critica-the-last-of-us-temporada-1-episodio-2Joel, Tess y Ellie atraviesan un hotel abandonado e inundado de Boston en su camino para dejar a Ellie con un grupo de luciérnagas. Adaptación en formato de serie del popular videojuego homónimo de Naughty Dog.